BÁSQUETBOL

El adiós de un jugador inigualable

Tim Duncan confirmó lo que todos temían: se retira y deja a la NBA sin una de sus estrellas más simbólicas.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Lo que venía siendo un rumor desde que terminó la temporada de la NBA acabó por confirmarse: Tim Duncan (40 años - 2,11 metros) anunció su retiro como jugador tras 19 años defendiendo la camiseta de los San Antonio Spurs.

Era el día que el equipo de Texas y en realidad toda la liga americana llevaban tiempo deseando que nunca llegara. Y es que el básquetbol pierde a uno de sus jugadores más icónicos del final del último siglo y del inicio del actual.

Y se marchó fiel a su estilo de perfil bajo, como tratando de hacer el menor ruido posible al cerrar la puerta. A diferencia de Kobe Bryant, el otro mito que hizo de esta temporada su última y que lo anunció casi desde el inicio, convirtiendo lo que habría sido un año de sufrimiento de estos pobres Lakers en un paseo en el que todos los rivales rindieron tributo a su ídolo. Un contraste que revela la personalidad de un hombre entregado por completo al juego en una liga en la que lo que prima es el espectáculo.

Y todo eso a pesar de que Duncan tuvo una de esas carreras de auténtica estrella. Fue elegido en el primer lugar del Draft de 1997 por los Spurs y ahí nacería un romance que duró hasta ayer y en el que tuvo un papel protagonista Gregg Popovich, el eterno DT de San Antonio. Fue el único entrenador que dirigió a Duncan, quien ese año fue elegido mejor rookie, en toda su carrera. Juntos crearon una sociedad que hizo de los tejanos una franquicia imbatible varias temporadas, conquistando hasta cinco Anillos de campeón (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014).

Fiel a su filosofía de hombre de equipo, Duncan supo apoyarse en hombres clave en distintos tiempos, a los que lideró hacia la gloria. Primero fue David Robinson, el enorme pívot del "Dream Team" (2,16 m.) con el que creó una sociedad conocida como las Twin Towers (las Torres Gemelas como metáfora del tamaño de ambos) y más tarde con el base francés Tony Parker y el escolta Manu Ginóbili.

Con ellos Duncan supo enfrentar y superar a leyendas pasadas y actuales de este deporte, desde Michael Jordan y Shaquille ONeal hasta Kevin Garnett y LeBron James.

Tenía un fino estilo de juego que no dudaba en acompañar con toda la potencia que le daba su imponente físico cuando la situación lo requería. Para muchos el mejor ala-pívot de la historia, Duncan nunca fue el mejor en ningún registro del juego, pero era brillante en casi todos. Se retira como el 16° máximo anotador de la historia de la NBA (26.496), el 7° reboteador (15.091) y el 6° taponador (3.021). Jugó 1.392 partidos y sólo en 3 comenzó como suplente. Ganó 2 MVP de la liga regular y 3 de las finales. Participó en 15 All-Star...

Es normal que todo el básquet llore su marcha.

LAS ESTRELLAS LO DESPIDIERON:

Kobe Bryant.

"Más despiadado de lo que la gente cree. Me encantaba todo lo que hacía sobre el parqué".

Manu Ginóbili.

"Aunque sabía que el momento tenía que llegar, sigo conmovido por la noticia. Que honor haber podido jugar con él 14 temporadas. Gracias Tim Duncan".

Shaq. ONeal.

"El mejor ala-pívot de la historia. Un jugador indestructible".

Dirk Nowitzki.

"Sólo le importaba ganar. Nunca le preocupó su propia marca. Eso es lo que más apreciaba de él".

Tony Parker.

"¡El mejor ala-pívot de la historia! Un honor jugar a tu lado".

LeBron James.

"Conoces mis sentimientos hacia tí Timmy D, lo que hicistes por mí y por toda la NBA. ¡Gracias por una carrera impresionante!".

Tim Duncan, la leyenda de los Spurs. Foto: AFP.
Tim Duncan, la leyenda de los Spurs. Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)