MI OPINIÓN POR NANDO PARRADO

El típico festejo de los podios

En rueda de amigos, charlando sobre diversos temas del automovilismo, surgió la pregunta con respecto a cual es el origen del baño de champagne con el que los pilotos realizan los festejos al final de las carreras de autos.

Hace casi cincuenta años que se ha instalado la tradición de que los pilotos de carreras que festejan en los podios, lo hagan con champagne. Sacuden las botellas y bañan con una lluvia efervescente de esa bebida a todos los que estén cerca y a ellos mismos.

El origen de la historia de esta exuberante lluvia, se lo debemos a un muy particular festejo en una de las ediciones de la mítica competencia "24 Horas de Le Mans".

En 1966, los Ford GT 40 habían ganado la carrera, mientras que el pequeño Porsche de Jo Siffert había ganado el prestigioso Index de Performance en un hecho recordado.

Impaciente por lo que demoraba Henry Ford en llenar las acostumbradas copas para celebrar, Jo Siffert arrancó el corcho de su propia botella, inundando de champagne a Mister Ford y a su señora en el proceso, quienes tomaron el hecho con mucho humor y alegría.

La foto circuló por todo el mundo y dio nacimiento a una tradición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)