MOTOR

Tecnología peligrosa al conducir

NANDO PARRADO

La semana pasada viajé como acompañante de un amigo, en su nuevo auto de mediana gama que había adquirido recientemente. Durante todo el trayecto, desde el centro hasta Carrasco, me ocupé de analizar la conducción de mi camarada y observar detenidamente sus ojos.

Al concluir nuestro viaje, le comenté: “¿Te diste cuenta que te pasaste la mitad del tiempo pendiente del tablero, sintonizando estaciones de radio, viendo el consumo en la computadora y observando el móvil, en vez de enfocarte 100% en la calle y el tránsito?”. Algo avergonzado, me respondió: “Paaah, no me había dado cuenta, es que estoy acostumbrado a ir chequeando el gasto de combustible, y también a responder los mensajes que me llegan”. Mi amigo es un tipo inteligente, empresario, muy trabajador, padre de familia, pero indudablemente, un prisionero de la tecnología. Yo soy de aquellos que no atienden el móvil dentro del auto, a no ser que esté detenido, pues soy consciente que la llamada entrante nunca será tan importante como el accidente que pueda ocasionar.

A pesar de ser más seguros, los autos modernos pueden “distraer” al conductor con sus “chiches” electrónicos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados