mi opinión | FERNANDO PARRADO

Seguimos mirando al futuro

La empresa Google, entre otras tantas, está experimentando con autos sin conductor y espera tenerlos en el mercado para el año 2020.

Además de toda la tecnología necesaria para duplicar los movimientos de un conductor en todas las situaciones posibles, las cuales por supuesto que son infinitas como todos sabemos, esos autos deberán enfrentar las variantes del clima.

Uno de los tantos problemas a resolver, es que los sensores pueden ser confundidos por la niebla, la lluvia o la nieve y el proceso de crear imágenes no está aún a la altura del cerebro humano.

El cuerpo humano es una maravilla de la naturaleza. No alcanza con hacer circular un auto sin conductor alrededor de una pista. Los desafíos que enfrentaría en calles y rutas abiertas, serían infinitos. Estas empresas que desarrollan automóviles autónomos, van a tener que demostrar que la tecnología es segura y que habrá menos accidentes, lo que embellecerá nuestras vidas.

Pero si alguna vez ocurre en alguna parte del mundo, en Uruguay por más UNASEV que haya, el conductor uruguayo hará saltar todos los algoritmos de los mayores tecnólogos del mundo.

Misión imposible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)