MI OPINIÓN

No es el paraíso que creen

FERNANDO PARRADO

He vivido la Fórmula Uno desde adentro durante muchos años y no quiero ni detallar los campeonatos a los que he asistido.

He dedicado tiempo al estudio de la vida de los pilotos e integrantes de los equipos y confieso que no todo es un “paraíso”, como solemos creer. Es verdad que los pilotos y los jefes de las escuderías perciben muy buenas retribuciones y en ese sentido tanto sacrificio vale la pena.

Pero detrás de los viajes, las competencias, los hoteles lujosos, la fama en general, ellos deben convivir con el sentimiento de vacío por estar alejados de sus familias, además de la presión constante a la que se ven sometidos. Aquellos que han trabajado durante décadas en la Fórmula Uno y en Moto GP, suelen transformarse en adictos a las emociones que despiertan las carreras y una vida lejos de estas instituciones, les genera dudas, ansiedad y temor. Pero con el transcurso del tiempo, todos viajan por ese paseo mental, imaginando una vida más tranquila, en casa y con los seres queridos.

Sin dudas que arribar a esta decisión es un proceso gradual, que toma su tiempo, pero que siempre llega. Es por ello que cada año los equipos se renuevan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados