MI OPINIÓN

Misteriosa 24 horas de Le Mans

FERNANDO PARRADO

NANDO PARRADO

Hace algunos días se disputaron las míticas “24 Horas de Le Mans”, y esta competencia trajo a mi mente una historia verdaderamente misteriosa y anecdótica. Nos remontamos al año 1965, Jochen Rindt y Masten Gregory se consagran ganadores de esta gran carrera, a bordo de una Ferrari 250 LM.

Pero hubo un tercer piloto, el norteamericano Edward James Hugus, que se había inscripto como particular en su propia Ferrari, pero que nunca llegó a Le Mans dado que la misma no fue terminada a tiempo. Masten Gregory gozaba de gran talento, pero ese domingo a las 4 de la mañana, le pidió al piloto de reserva Ed Hugus que condujera durante dos horas, hasta vislumbrar el amanecer. Jochen Rindt se había ido a dormir. Hugus tenía experiencia en Ferraris y ya había corrido en Le Mans.

A pesar de que Hugus confesara de que sí condujo la Ferrari ganadora durante un par de horas, en ningún registro de la carrera se pudo comprobar la presencia de un tercer piloto. Si este testimonio fue real, jamás se logró corroborar.

Existe otra historia de carreras similar. ¡La de un piloto escondido que se cambió por otro en el Gran Premio Argentino! Otro día se las cuento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados