MI OPINIÓN

Joan Mir es un digno campeón

NANDO PARRADO

En mi editorial anterior escribí que si Joan Mir se coronaba campeón mundial sin haber ganado una sola carrera del Moto GP, era igualmente un digno vencedor. Charlando con un amigo, él me expresaba su posición contraria, asumiendo que otros pilotos habían conquistado hasta tres carreras. Felizmente Mir accedió al podio el domingo 8 de noviembre en el Gran Premio de Europa. Pero el Moto GP no se trata de “número de victorias” sino de “consistencia” y “puntos” a lo largo del campeonato.

Se asemeja a la fábula de “La liebre y la tortuga”. La liebre era mucho más rápida, pero su estrategia de carrera rayaba en el desastre, en cambio la tortuga, con un ritmo lento pero preciso, se alzó con el premio.

Estos insólitos resultados deben ser celebrados y no denigrados, pues hay historias detrás. Marc Márquez se accidentó en la primera fecha del año, Quartararo no pudo con las goma. Las Yamahas doblan bien, pero Suzuki ha logrado la mejor moto de su historia.

Entre todas esas combinaciones, irrumpe un Joan Mir muy “consistente” que culmina siempre en los puntos, por lo tanto es un digno campeón del mundo, tanto como lo ha sido Márquez o Rossi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados