FÓRMULA 1

Hamilton no perdona

El piloto británico logró su segunda victoria y se consolida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Líder. El talentoso piloto busca retener la corona lograda en el campeonato pasado.

Lewis Hamilton (Mercedes) dominó con autoridad el Gran Premio de China de Fórmula 1 por delante de su compañero de equipo Nico Rosberg y de Sebastian Vettel (Ferrari), ayer en Shanghai y el piloto británico suma de esa manera su segunda victoria de la actual temporada, tras haber triunfado también en la carrera inaugural del certamen 2015, disputada en el circuito de Melbourne, en Australia.

"Xiexie" (Gracias), expresó en chino Hamilton, agradeciendo así en el podio de su circuito favorito, después de sentirse feliz por tener "un fin de semana sin problemas" e intercambiar un apretón de manos con su compañero de equipo, el alemán Nico Rosberg, con quien el año pasado tuvo varios encontronazos, tanto dentro de la pista como en el seno del equipo Mercedes para el cual ambos compiten desde la pasada temporada.

"Me las arreglé para hacer lo que quería con mi coche. Pude controlar la distancia entre Nico (Rosberg) y yo, y gestionar los neumáticos en función de mis necesidades", añadió el vigente campeón, que salía desde la pole después de dominar, a lo largo de todo el fin de semana del gran premio, todas las sesiones de entrenamientos y clasificación.

Gracias a una gran largada, en la que cerró todos los huecos y evitó una buena trazada para Rosberg que largaba desde el segundo lugar de la grilla, Hamilton no dio ninguna opción a su compañero. También utilizó una estrategia parecida a la de Vettel encadenando dos tandas con neumáticos blandos al inicio de la carrera, pero alargando su uso algo más que el que realizó el cuádruple campeón alemán que este año está compitiendo para la escudería Ferrari, tras haber logrado todos sus éxitos con el equipo Red Bull.

La carrera terminó de manera extraña, a ritmo moderado de marcha, debido a la salida a pista del coche de seguridad en los instantes finales, por causa de la rotura de motor del Toro Rosso del joven holandés Max Verstappen.

En el momento de la llegada a la recta final, los aficionados, que poblaban la tribuna llena de banderas británicas, dieron una gran ovación a Hamilton. El inglés confirmó que se siente bien en Shanghai: había ganado tres veces (2008, 2011, 2014), antes de añadir esta cuarta victoria en el trazado chino, la 35ª de su carrera en la Fórmula 1.

En Ferrari, se muestran contentos después del tercer podio de Vettel en tres carreras disputadas esta temporada. El finlandés Kimi Raikkonen, autor de una gran salida, quedó cuarto confirmando el buen día de la escudería italiana en Shanghai. El finlandés se encargó de adelantar en la primera vuelta a los dos Williams (Massa y Bottas). .

McLaren-Honda sigue dando muestras de su progreso al terminar la carrera sus dos pilotos: Fernando Alonso, duodécimo, y Jenson Button, decimotercero en carrera, pero decimocuarto tras la sanción.

La próxima cita será en Bahréin el próximo domingo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados