MI OPINIÓN

Los gustos y la pasión por conducir

Sigo siendo amante de las cajas de cambio manuales y los tres pedales, especialmente para una conducción deportiva.

NANDO PARRADO

La simbiosis del "punta y taco" con la correcta utilización de la caja de cambios y el motor, crea una sensación y un sonido que son muy gratificantes.

Como todo arte, el manejo de una caja de seis marchas manuales, requiere técnica y entrenamiento, para tener un rendimiento adecuado.

Emocionalmente, prefiero estas cajas a las automáticas o DSG con levas detrás del volante. Pero debo admitir que para la conducción diaria en el tráfico cada vez más complicado de Montevideo, prefiero la automática. Y luego de haber conducido los Porsche 911 GTR de competición en Nurburgring, también debo admitir que quedé fascinado por la perfección de esas cajas, que hacen todo mejor que el ser humano y yo en especial.

En la conducción de carrera, uno se concentra más en las trayectorias, piensa menos en sus manos y pies y los cambios pasan infinitamente más rápido.

Hoy en día, la mejora en los tiempos de vuelta de los autos modernos de competición, está en un alto porcentaje en el frenado y con las cajas DSG, el piloto frena más y mejor.

Si volviera a correr, sin lugar a dudas optaría por una moderna caja DSG , pero conducir un buen auto de performance deportiva, con caja manual y tres pedales, lo elijo para divertirme.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)