RALLY DAKAR

Faltó el brillo celeste

Cinco uruguayos compitieron con suerte diferente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lazard. Fue el único uruguayo que logró completar la durísima prueba del Dakar 2015.

La disputa de la séptima edición sudamericana del Rally Dakar contó con la presencia de cinco pilotos uruguayos, los cuales corrieron con diversa suerte, siendo Laurent Lazard el único que logró arribar a la rampa final en Buenos Aires.

Participar en el Dakar es especial, no es solo competir contra los rivales, sino también hacerlo contra toda una serie de adversidades que se van presentando en todo momento y a las cuales hay que superar. Dificultades propias de la carrera, inconvenientes mecánicos, padecimientos físicos, lesiones, factores climáticos extremos, son algunos de los tantos inconvenientes que deben afrontar y superar.

Laurent Lazard consiguió sobreponerse a todo eso y se trepó a la rampa de llegada, marcando de esa manera su séptimo arribo en nueve participaciones. Más allá de la misma clasificación final, para el franco uruguayo fue un triunfo poder estar de regreso en Buenos Aires, tras superar infinidad de inconvenientes.

No la tuvo fácil el piloto para lograr su objetivo. Llegó a estar deshidratado, superó problemas estomacales y estuvo cuatro horas detenido en el salar de Uyuni, a más de 3.000 metros de altura, tratando de reparar su moto, con temperaturas bajo cero grado. Superó todo eso y llegó a destino, concretando una verdadera proeza que será recordada.

Lo realizado por Sergio Lafuente fue realmente heroico. Volvió a tener una destacadísima gestión e incluso estuvo liderando la categoría cuatriciclos. Al comienzo del rally se fisuró la muñeca derecha y así anduvo el resto de la competencia, hasta que se produjo su abandono. Fue protagonista de primer nivel, tal como nos tiene acostumbrados, peleando siempre, dando batalla, en una muestra notable de coraje y valentía, superando el dolor insoportable que muchas veces lo obligaba a bajar su ritmo de carrera, debido a que no podía tolerar la exigencia con la muñeca lesionada.

En la décima jornada tuvo que abandonar, cuando al encarar un badén, una rueda pegó contra un poste, produciéndose el vuelco del quad y la rotura de una masa, lo que le impidió continuar en carrera. Una pena realmente, porque el esfuerzo y el sacrificio realizados merecían una mejor recompensa.

Tres grandes esfuerzos celestes

En 2014, Mauro Almeida llegó al final del Dakar, cumpliendo uno de sus más caros anhelos y este año esperaba mejorar su gestión. Pero en la segunda etapa tuvo que abandonar, incluso con riesgo de vida. En una jornada terrible, con temperaturas superiores a los 50°C, sufrió una fuerte deshidratación, lo que lo llevó a quedar tirado literalmente en el medio de la nada. Fue rescatado por personal médico de la organización y debió abandonar.

El doloreño Germán Fernández encaró su primer Dakar en gran forma, se fue afirmando paulatinamente y llegó a ubicarse entre los 50 primeros en motos, hasta que en la cuarta etapa abandonó por la rotura del motor.

Javier Fernández tuvo un duro accidente, cuando su cuatriciclo cayó por un precipicio. Afortunadamente, el piloto no sufrió mayores lesiones y fue rescatado por la organización.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)