EN EL DISCO - HÉCTOR GARCÍA

El verde va tomando su color

El ir y venir de camiones no cesa dentro del óvalo de Maroñas, las maquinas van y vienen, una muy buena cantidad de personal trabaja, día a día cumpliendo diferentes tareas.

Las viejas montañas de arena en los 1900 comenzaron a desaparecer para ir llenando la nueva pista auxiliar que ya luce con su empalizada y la base de la nueva pista.

Para los fieles burreros de fin de semana es natural ver los avances de las obras, pero, si algún desprevenido no se ha tomado su tiempo de poner foco en el interior del óvalo de Maroñas se puede llevar una grata sorpresa.

La gran ilusión de poder tener una pista de césped, de primera generación, ya no es un sueño, es una grata realidad, de los 200 finales hasta los 1400, el verde predomina en alto esplendor.

Para los profesionales que trabajan mañana a mañana en el hipódromo, es común ver los regadores prendidos de forma sistemática trabajando sobre el nuevo césped.

Maroñas tendrá un antes y un después de la inauguración de la pista de césped colocando al viejo y esplendoroso circo de Ituzaingo como un circo hípico de primerísimo nivel.

De aquel Maroñas en ruinas de la década de los 90´ a este actual media una gran distancia, la verde grama le dará al hipódromo otro color, otro tipo de carreras y un sabor muy especial que afirma a nuestro querido Maroñas dentro de los centros hípicos mas importantes del continente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)