VIDEO

Pablo Cuevas eliminó a Stanislas Wawrinka

El salteño derrotó por un doble 6-4 a Stanislas Wawrinka para meterse en los cuartos de final de Montecarlo, es el triunfo más importante de su carrera y lo espera Lucas Poullie

Hce solo cuatro años y parecen muchos más. El 16 de abril de 2013, Pablo Cuevas volvía a jugar con ranking protegido, tras casi dos años de operaciones en su rodilla.

Ese día, en un partido que apenas se podía ver por el streaming de una página web y con los gritos de alegría de su hermano Martín en la tribuna, vencía 6-3, 4-6 y 6-1 al italiano Matteo Viola en el challenger de Santos.
En abril de este 2017, el salteño está tan consolidado en el circuito profesional, que todos los aficionados y los ni tanto al deporte en Uruguay (y por supuesto al tenis), estuvieron sentados en el borde del sillón mirando el final del partido que marcó el primer triunfo ante un top 3 en su carrera. Para muchos el alma volvió al cuerpo tras el grito de “¡Uruguay nomá!” con el que apretó el puño y celebró el 27 del mundo (ya proyectado al menos 26 el lunes).

El encuentro que lo depositó en cuartos de final del Masters 1.000 de Montecarlo tras vencer 6-4 y 6-4 a Stanislas Wawrinka estaba en pantallas de bares, computadoras de oficinas y aplicaciones de celulares. Y si no era posible esto, las redes sociales cumplieron su rol informativo.
Por si fuera poco, más tarde ganaba también en dobles junto a Rohan Bophana 6-7, 6-4 y 10-6 tras levantar un 1-5 en el tie break final ante Reven Klaasen y Rajeev Ram (quintos favoritos). Buscará semifinales ante Henri Kontinen y John Peers, primeros sembrados. “Estoy contento por el dobles, al single no le doy mucha importancia”, dijo entre risas.

Respetado y también a veces ninguneado, Cuevas es uno de los 30 mejores tenistas del mundo, después de haberse gastado hasta el último peso en recuperarse de una lesión de la que otros, como Gabriel Markus, por ejemplo, nunca regresaron.

A sus 31 años, cada rival que lo enfrenta o lo va a enfrentar, no duda en catalogarlo como peligroso y sus actuaciones tienen seguidores en el cono sur, pero también en el resto del continente y Europa, no sólo en habla hispana.

Por eso, esta victoria por primera vez ante un top 3, y cuarta ante un top 10, tiene el sabor a misión cumplida; no completa.

Consolidarse entre los 30 mejores, por más que la meta sea llegar al top 20, 15 o 10, habiendo “entregado” dos años de carrera vale mucho más que la cantidad de títulos que pueda terminar ganando el mejor tenista de la historia de Uruguay. Cuevas ganó en todas las categorías del tenis: Grand Slam (Roland Garros 2008 en dobles), Masters 1.000 (dobles en Roma 2016), ATP 500 (Rio de Janeiro singles y dobles), ATP 250 (San Pablo por tres, Umag, Bastad), más challengers y Futures.

Vencer a Stanislas Wawrinka fue una confirmación más de lo que pesa su juego cuando encuentra la fineza y regularidad que a veces oscila en su raqueta.

En lo que va del año se jugaron tres Masters 1.000 y en dos de ellos el salteño llegó al menos a cuartos de final. Una gran cosecha que se suma a su título en San Pablo por tercer año al hilo.

EL VALOR DEL TRIUNFO. Cuevas sacó de Montecarlo a uno de los tres únicos campeones que ha tenido el evento en los últimos 12 años. Sólo Rafael Nadal, Novak Djokovic y el propio Wawrinka (en 2014) recibieron la copa de manos del Príncipe desde 2006.

Al pasar, y como visualizar mejor la contundencia de su tenis este jueves, el uruguayo ganó 25 de los 30 puntos que inició con su primer saque (83%) pero no en base a aces, ya que sólo conectó dos, sino gracias a su precisión al servir y su posicionamiento para jugar el punto que inició. Con su segundo saque apenas perdió tres de 18 puntos iniciados (otro 83%), y no tuvo que pasar por break points en contra. Sí ganó dos de los ocho que tuvo a su favor.

ANTE LOS MEJORES. Ganarle a Wawrinka, actual tres del mundo, le permitió al uruguayo romper una racha adversa ante la trilogía del escalafón. Previamente, el salteño había perdido sus tres encuentros anteriores, todos en 2015: Federer en segunda ronda de Roma y la final de Estambul, y Nadal en cuartos de Rio.

Si se extiende el rango a top 5, previamente había derrotado al mismo Nadal en semis de Rio 2016 y a Tomas Berdych en la segunda ronda de Beijing 2015. En ambos casos sus rivales estaban en el quinto puesto del mundo.

Si el rango llega a los top 10, entonces hay que sumarle aquella inicial gran victoria ante Andy Roddick (8 en ese momento) en primera ronda de Miami 2011.

Pablo Cuevas ganó un partidazo en Monte Carlo
Pablo Cuevas ganó un partidazo en Monte Carlo

El próximo rival de Cuevas será el francés Lucas Poullie, a quien nunca enfrentó.

El torneo perdió también al uno del mundo, ya que Albert Ramos derrotó en una gran remontada 2-6 6-2 7-5 a Andy Murray.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)