SELECCIÓN

Una cuestión de imagen

Hay bronca en el plantel de Uruguay y es mucha. Son varios los motivos por los cuales el lunes a la mañana, varias horas después de terminado el partido debut en la Copa América el sentimiento no disminuye mucho.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP.

Obviamente que los ánimos están más calmados que cuando el árbitro pitó el final del encuentro, pero la frustración sigue en pie. Y no es solo por el resultado, sino porque hay cosas que empiezan a sumarse y se entiende que en todas Uruguay salió perjudicado.

Lo primero e importante es que, desde lo futbolístico, hay autocrítica. “No hicimos un buen primer tiempo, nos costó un poco meternos en el partido, pero en el segundo tiempo mejoramos muchísimo y recibimos ese segundo gol que fue un golpe, pero hay que levantar la cabeza y corregir errores porque ahora viene Venezuela y hay que ganar, dice Maximiliano Pereira, uno de los que más sufrió el juego mexicano, pues los dos laterales celestes fueron desbordados con facilidad.

Sin embargo, hay cosas que no cierran. “Ojo que no nos agarramos de todo lo que pasó para justificar el resultado, porque perdimos bien, pero hay cosas que duelen”, dice el “Mono”. ¿Cuáles son? Ahí va la lista:

1. Todo empieza en el inicio: A México se lo nombró cabeza de serie y se le hizo un calendario con pocos traslados: jugó en Phoenix, se va ahora a Los Angeles y cierra su participación en Houston. Todo aquí, en el oeste. Ese lugar se entiende que debió ser para Uruguay, pues es el máximo ganador del torneo centenario.

2. El calendario que se hizo para el que fuera el rival más fuerte de México (justamente Uruguay, por haber sido el C2) lo hace viajar de costa a costa dos veces: de Phoenix hacia Filadelfia y luego de regreso para jugar en Santa Clara (California), lo que implica un desgaste extra con cambio de huso horario importante, pues hay tres horas de diferencia entre el este y el oeste y ni qué hablar de las temperaturas.

3. Al momento de entrar a la cancha, se irradió el himno de Chile y no el de Uruguay. Eso molestó y desconcentró a los jugadores y quizá por ahí hay que encontrar la razón de los primeros malos minutos.

4. Se reconoce que está bien expulsado Matías Vecino, pero Juan Guardado pegó un patadón de atrás que pudo haber sido roja y solo vio amarilla. Fue expulsado luego por protestar.

5. Los jugadores reclaman una mano (nada clara) de Rafael Márquez en la jugada previa al segundo gol, ese que tanto pegó, y Fernando Muslera asegura que cuando le fue a protestar al línea Saldívar éste se tomó los genitales y le dijo: “Esta es mano”, lo cual sacó al guardameta y a varios de sus compañeros.

Se buscan imágenes ahora de esta actitud del línea, que no cambiará el resultado pero sí puede darle a Uruguay el respeto que siente que hasta ahora no ha tenido el Rey de Copas a nivel sudamericano.

“Es que cuando empezás a ver todo lo que pasa te viene a la cabeza lo que le pasó a Luis, por ejemplo. Ahí había muchas cámaras para sancionar, pero cuando lo precisamos nosotros no hay nada”, reflexiona "Maxi" Pereira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)