GOLF

Tiger dio señales de vida

Woods volvió y cumplió en el certamen que ganó Fowler.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Pasaron 301 días desde la última vez en la que Tiger Woods jugó golf competitivo. Fue en Dubai, cuando tras una primera ronda de 77 golpes no se presentó a jugar la segunda vuelta del Dubai Dessert Classic. Desde entonces mucho se dijo sobre el futuro del exnúmero 1 e incluso algunos llegaron a sostener que no volvería a jugar golf competitivo tras someterse a una cuarta cirugía de espalda. Pero una vez más Tiger volvió, demostró que tiene clase y que, si su físico aguanta, puede jugar golf competitivo en la élite.

Como sucede todos los años, Woods organiza el Hero World Challenge, un evento al cual invita a algunos de los mejores jugadores del mundo, con el fin de colaborar con su fundación. La edición 2017 se disputó entre el jueves y el domingo en el Albany Golf Club de las Bahamas. Rickie Fowler fue el ganador del certamen. Con una ronda final de película se llevó el trofeo y un suculento cheque.

La ronda final de Fowler fue de 61 golpes, once bajo el par, récord de la cancha y del torneo. En los primeros nueve hoyos Fowler impuso el ritmo y realizó siete birdies seguidos y uno más en el nueve para registrar 28 golpes de ida. En los segundos nueve hoyos hizo 33 golpes y presentó una tarjeta de 61. Al final sumó 270 golpes, 18 bajo el par, y superó por cuatro a Charlie Hoffman.

Una gran victoria para un gran jugador, del que todos esperan que el 2018 sea su año y pueda ganar su primer Major. Rickie declaró luego: “Me siento cómodo con mi juego. Me tomé unas semanas de descanso, pero sabía que estaba todo en su lugar tras los primeros días de juego”.

Consultado sobre qué le hace falta para ganar más seguido en el tour, dijo en broma: “Hacer más rondas como las de hoy”.

Por el lado de Woods, declaró sentirse muy motivado de cara a lo que se viene. Lo más importante es que no sintió dolores y se lo vio muy bien físicamente, con buena distancia desde el tee y con un juego sobre el green similar al de épocas anteriores.

En este torneo ocupó el noveno lugar, con 280 golpes, producto de vueltas de 280 69, 68, 75 y 68. Salvo por la vuelta del sábado, quedó muy conforme con sus resultados.

El mundo del golf vuelve a palpitar el regreso del Tigre y eso es bueno para todos, prensa, televisión, fanáticos pero sobre todo para él, pues jugando así puede soñar con alcanzar la marca de Jack Nicklaus de 18 Majors (hoy tiene 14) y la de Sam Snead de 82 victorias en el PGA Tour (tiene 79).

No se sabe cuál será el próximo torneo de Woods, pero ya algunos estiman que volverá en enero a Torrey Pines. “No tengo claro qué torneos jugaré, lo que sí es que me preparé para los Majors”, comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)