HISTORIAS

La vida en rojo: Varela convenció a Van Gaal 

El “Guille” se queda en el United a pedido del holandés y no se toma muy en serio el rumor de la Celeste.

Guillermo Varela en acción en Derby County-Manchester United. Foto: Reuters.

  •  
JORGE ALDEA02 feb 2016

Son días importantes en la carrera de Guillermo Varela (22 años). El joven lateral derecho del Manchester United pretendía aprovechar el periodo de pases que anoche se cerró en Europa para buscar una salida y tener más minutos en los que poder demostrar su talento. Sin embargo, Van Gaal le cerró la puerta porque lo necesita, lo que para nada es una mala noticia para el uruguayo. "A mi edad es fundamental tener más minutos, pero soy consciente de que es bueno que el técnico quiera contar conmigo", asegura. Ante la decisión del DT holandés, los representantes de "Guille" ya están negociando una mejora de su contrato, de la cual esta misma semana se podrían tener buenas noticias.

Al margen de todo esto, Varela trata de aprovechar las oportunidades que está teniendo en los "Red Devils". El viernes jugó todo el partido ante el Derby County y cuajó una gran actuación. Fue seleccionado entre los mejores del partido y hasta se mandó un atrevido taco con sombrero para conectar con un compañero. "Son cosas que se deciden en el momento y por suerte salió bien. Necesitábamos ganar para seguir en la Copa y lo logramos. Individualmente, pude rendir como quería", afirma orgulloso.

Hace ya un tiempo que las aguas están muy movidas en Old Trafford por los flojos resultados y el pobre juego del equipo de Van Gaal y en la prensa en cada fecha hablan de su destitución.

El charrúa asegura que nunca vio rugir al "Teatro de los Sueños" como en la última derrota en Premier. "La tribuna se vino encima. Saben que no están saliendo las cosas y la gente se pone nerviosa, igual que los jugadores", relata el defensa, que sin embargo asegura que con el DT holandés nunca ha tenido ningún roce. "Los rumores dicen que tiene siempre como una especie de problema con los sudamericanos. Si te digo la verdad, yo por ahora no he tenido ninguno. Las cosas que yo he tenido que hablar con él las tengo claras y me han quedado ahí. Tiene una personalidad un poco difícil de tratar, que a veces con los jugadores no es conveniente. Eso ha pesado mucho, ya que hay jugadores que venían acostumbrados de una manera con Ferguson y les ha costado. La verdad que su salida se sintió mucho. Hubo un antes y un después".

Varela nunca podrá olvidar la noche en la que se estrenó (como titular en Wolfsburgo) en la Champions. "Primero debuté en Old Trafford y me tocó jugar 45. Ya de ahí tenía la presión de ganar y días después llegó la Champions, donde teníamos que hacerlo sí o sí para clasificar. Me dieron la confianza de jugar 90 que eran importantísimos. Lamentablemente quedamos afuera. No fue una noche soñada por eso, pero guardo un recuerdo increíble: el estadio, la gente gritando… una locura".

Tampoco podrá olvidar que a su llegada pasó a compartir vestuario con jugadores a los que seguía por TV, como Rooney, Van Persie o Chicharito. Con el mexicano hizo una gran relación: "Me encanta cómo juega. Por suerte la está rompiendo en Alemania, se lo merece".

Nunca se le borrará la imagen de los referentes ayudándole en sus primeros días. "Se ocupan de integrarte y eso suma muchísimo. Rooney hace ese trabajo y ahora más aún: se retiró Giggs, se fue Ferdinand… él quedó como el principal referente", explica.

Varela sostiene que apenas tardó dos meses en adaptarse al estilo defensivo local ("más rápido y muy físico") y en lo que nota que ha mejorado es en la toma de decisiones en la cancha. "Antes quizás dudaba, pero hoy en día tomo decisiones que me son favorables".

Obvio que sueña con vestirse de celeste y le llegó el rumor de que Tabárez estaba pensando en él ante la suspensión del "Mono" Pereira ante Brasil, pero él mantiene los pies en la tierra. "Tampoco me lo quiero tomar muy en serio, porque luego no es como esperaba y capaz que me bajoneo. Vivo el presente, siempre con la ilusión de que sea verdad, pero lo manejo con mucha tranquilidad. Si sigo así, jugando y siendo convocado, puede que tenga la chance de ser llamado por el maestro. Para mí sería un orgullo", dice antes de mostrarse su felicidad por el arranque que tuvo la selección en las Eliminatorias. "Se demostró que se puede ganar bien sin Suárez y ahora que vuelve, va a ser todo mucho más fácil", reflexiona.

Ahora que está teniendo más presencia, la gente reconoce a Varela por las calles de Manchester. Él les avisa que no domina todavía mucho el idioma, pero lo lleva bien. Eso sí, dentro de la cancha lo entiende todo. "Me cuesta más para la vida, el ir a algún súper a preguntar por tal cosa…".

También le costaron sus inicios manejando al estilo inglés, por la izquierda. "Al principio es muy, pero muy difícil. Como te descuides, te la das. Es totalmente diferente, tenés que entrar a las rotondas al revés. La primera hora la pasé fatal: mi padre se quería tirar para abajo en marcha". Ahora que el United no le deja irse, planea cambiar su BMW X3 por otro auto.

Sobre todo si se confirma la mejora de contrato que se ha ganado en la cancha.

Una buena experiencia con Zidane en el Real

Guillermo Varela tiene un gran recuerdo de su periodo como jugador del Castilla, el segundo equipo del Real Madrid. Pasó allí todo el año pasado cedido por el United y se encontró con la confianza de Zinedine Zidane, que hoy es el entrenador del equipo principal. “Ese año fue de aprendizaje y apenas llegué me dio confianza.Tengo que agradecerle el apoyo, aunque ya lo hice públicamente y le deseo lo mejor al frente del Real”, dice el uruguayo, antes de explicar la que para él es la gran diferencia entre las filiales del elenco madridista y del United: está en el nivel en el que juega su segundo equipo. “El Castilla es un conjunto aparte, juega en Segunda División o Segunda B, y tienes mucha presión. Te tratan como si fueses un jugador del primer equipo y eso la verdad que es impresionante. Aquí en Manchester la reserva es totalmente diferente. La liga en la que juega no es muy buena y está más destinada a la formación. Es muy buena para chicos que vienen creciendo, pero cuando ya tienes determinada edad no es tan conveniente”.

Deseando conocer el nuevo estadio.

Guillermo Varela fue fichado tan joven por el United que apenas pudo participar en un partido oficial con el primer equipo de Peñarol. Fue el 5 de junio de 2011, cuando Diego Aguirre lo hizo ingresar los últimos 23 minutos de un duelo que el carbonero terminó perdiendo 1-0 ante Racing. El tiempo no ha afectado su amor por la camiseta aurinegra. Cada vez que la agenda se lo permite, sigue el fútbol local. "De los dos clásicos de verano vi el primero, porque el segundo me agarró muy tarde. Siempre que puedo estoy pendiente". Por supuesto, estuvo al tanto de la salida de Bengoechea: "Peñarol salió campeón el año pasado, pero eso nunca basta. En los cuadros grandes es así: perdés unos cuantos partidos clave y lamentablemente toca sacar al que sea. Me da pena porque era un buen entrenador y un ídolo del club". Y como todo hincha aurinegro, está ansioso por entrar al nuevo estadio: "Es algo que tengo en mente apenas pueda hacerlo. Lo estoy deseando".

Guillermo Varela en Derby County-Manchester United. Foto: Reuters.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.