SELECCIÓN

Uruguay se sintió como en casa

El plantel y los hinchas uruguayos fueron muy bien recibidos en Polonia y se llevaron alguna sorpresa

El vestuario de Uruguay en el estadio de Varsovia. Foto: @Uruguay
El vestuario de Uruguay en el estadio de Varsovia. Foto: @Uruguay
El vestuario de Uruguay en el estadio de Varsovia. Foto: @Uruguay
El vestuario de Uruguay en el estadio de Varsovia. Foto: @Uruguay
El entrenamiento de Uruguay en el hotel. Foto: @Uruguay
El entrenamiento de Uruguay en el hotel. Foto: @Uruguay
Los hinchas celestes en el estadio de Varsovia. Foto: @Uruguay
Los hinchas celestes en el estadio de Varsovia. Foto: @Uruguay

Con respeto y como lo que son: figuras. Así recibieron en Polonia a Uruguay. Luego del cariño que le habían ofrecido una gran cantidad de niños durante uno de los entrenamientos, el pueblo polaco continuó demostrando que La Celeste es bien recibida en su casa.

Previo al recorrido hasta el estadio, el plantel de Uruguay realizó la activación física en uno de los salones del Hotel Marriott que le fue prestado al plantel que dirige Óscar Washington Tabárez. Dentro de un salón alfombrado, con espejos y grandes focos de luz, los jugadores celestes se movían con y sin balón antes de emprender el camino al coqueto Estadio Narodowy.

Una vez llegados al escenario deportivo, la hospitalidad continuó y con ella una grata sorpresa. El vestuario de Uruguay estaba perfectamente indicado por un gran escudo de la Asociación Uruguaya de Fútbol en la puerta y a su vez tenía los nombres de cada uno de los jugadores que tenían establecido su lugar.

El gesto fue incluso destacado desde las redes sociales de la selección uruguaya y más de un fanático polaco se encargó de saludar al plantel celeste comentando en la propia publicación.

En las tribunas fue más de lo mismo. El enorme mosaico que generaron los hinchas en el estadio minutos antes del inicio del partido acompañó a una verdadera fiesta que se vivió afuera y que no dejó exentos de esto a los distintos uruguayos presentes en Varsovia.

Si bien muchos eran uruguayos, en otras ocasiones se trataban de polacos que simplemente tenían una simpatía especial por Uruguay.

Pese a que estaban esparcidos en pequeños racimos, el apoyo celeste no faltó. El himno uruguayo no fue silbado y los hinchas locales disfrutaron del encuentro mezclados con varios hinchas celestes.

Entre tanto hincha uruguayo y polaco apareció uno especial y llegó desde Islas Feroe: Iván. Discutido por muchos luego de que apareciera en una foto alentando a Islandia, aprovechó la gira de Uruguay por Europa para arrimarse hasta Varsovia y así observar el amistoso que finalizó con empate sin goles.

Con respeto y sobre todo con una buena hospitalidad, Polonia recibió a Uruguay en un excelente clima y dejando en claro que al fútbol hay que vivirlo de esa manera.

Al parecer esa cordialidad, basada en el apoyo y en los gestos, se trasladó a la cancha y a pesar de alguna pierna fuerte o de algún choque, los jugadores no vieron amarillas y tampoco se anotaron goles. Todos terminaron felices.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)