FÚTBOL

“Por suerte Tabárez tiene espaldas anchas”

Rosario Martínez teme que el fútbol uruguayo pierda su identidad en un futuro cercano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rosario Martínez

Nadie duda que los equipos que dirige Rosario Martínez llevan su grifa. Son pragmáticos, prácticos, efectivos.

En el mundo del fútbol, dicen que Rosario “le saca jugo a un ladrillo”. Y hay hechos incontrastables.

Sin embargo, hoy está sin dirigir. Lejos de lo que lo apasiona. “Aquí estoy, tranquilo, mirando fútbol, grabando partidos, reuniéndome con otros entrenadores, ya con el bichito del fútbol que me está picando para volver a dirigir. Pero no me desespero. Quiero elegir la mejor opción. Tuve algunas, no solo del medio, me llegó algún ofrecimiento del exterior, pero no estaban dadas las condiciones, o al menos, las que yo quería. Espero la mejor opción”, dice.

“Era un descanso que necesitaba, fundamentalmente por el estrés que produce esta profesión, y por lo que a uno le tocó vivir en ese último semestre en Fénix. El trabajo de entrenador en este país no es solo sentarse a elegir los 11 que juegan el fin de semana, abarca muchas más cosas. Todo es muy limitado por lo económico y por más que uno no le haga asco a nada, es bravo”.

Sus equipos dan pelea, son solidarios, no bajan los brazos y tienen un estilo definido. “¿Secretos? No, hay ningún secreto, yo trabajo para ganar, porque ningún club del mundo contrata a un entrenador para perder. Yo estoy para otra cosa, no estoy para justificar las derrotas en los medios. Lo que sí logro es sacarle el 100% del rendimiento a mis jugadores. Me fijo mucho en la cantera, no soy de los que hacen contrataciones inservibles, no va conmigo. Y después, en la cancha, los que juegan son los jugadores: ellos deciden. El trabajo del entrenador se ve de lunes a viernes, ahí es fundamental, en el armado del equipo, en las herramientas que uno puede darle a sus futbolistas para enfrentar al rival, en que hagan en la cancha lo uno les pide”, remarca Rosario, que admite no sentirse encasillado como técnico “de cuadro chico”.

“No, no siento que me hayan encasillado. Capaz que algún periodista… pero no los medios, ni los dirigentes. De hecho, cuando Peñarol se quedó sin entrenador me reuní con Juan Pedro Damiani… no fue con cualquier dirigente, fue con el presidente. Lo que pasa es que acá alguno se molesta cuando uno sale y dice lo que piensa. Ponen el grito en el cielo, pero cuando Bielsa trata a los medios de pervertir a la sociedad, se paran y aplauden”, apunta con ironía.

Rosario es de los que defiende a rajatabla la identidad del fútbol de cada país. “Lo que dijo Lasarte lo sostuve yo durante mucho tiempo: hay un facilismo bárbaro, todos quieren jugar como el Barcelona y piden que en 15 minutos los equipos uruguayos tengan el mismo juego. Y esta historia del Barcelona empezó en el ’72… siguió con la escuela holandesa….

Lleva más de 40 años, pero acá parece que hay que hacer magia en un par de semanas. Y es un tema que me preocupa: lo viví después del Mundial del ’74. Uruguay perdió el rumbo. Todos decían que había que cambiar, que había que modernizarse, que había que imitar a los europeos, que esto… que aquello y terminamos quedando afuera del Mundial de Argentina en el ’78, donde nos esperaban todos con los brazos abiertos, y del Mundial de España en el ’82, una copa de habla hispana donde Uruguay iba a ser gran animador. En esos años no sabíamos a qué jugábamos, ni a lo que queríamos jugar. Por suerte, la selección está representada por Tabárez que tiene espaldas anchas y está por encima de cualquier opinión. Hay que mantener la identidad, cuando perdimos la identidad, quedamos afuera de dos mundiales. Y temo por lo que pueda pasar en el 2022 y en el 2026. Lo digo con la mano en el corazón, ojalá la selección no caiga en manos de un entrenador permeable a las críticas ni a lo que digan los medios, ojalá… hoy estamos bien representados y vamos por buen camino. Sabemos a lo que jugamos, y esa es la clave”.

Rosario Martínez, sin equipo, pero con pasión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)