paraguay

El hincha que nunca falla

Un lapacho se transformó en socios de un club. ¿Y la palmera de Jardines para cuando?

El lapacho socio de Resistencia Sport Club. Foto: EFE

  •  
JOSÉ MASTANDREAjue ago 10 2017 04:00

El 21 de mayo de 2004, pudo haber sido el último día de la tribuna “de la palmera” en Jardines del Hipódromo. Esa tarde, vándalos disfrazados de hinchas de Cerrito la quemaron. La rápida acción de los parciales de Danubio y la posterior llegada de los bomberos lograron salvar a la ya famosa palmera, todo un símbolo del estadio danubiano desde su propio día de inauguración, en 1957.

De aquel terraplén, pasó a ser oficialmente la tribuna “de la palmera” en 2000, cuando el club pudo concretar un viejo anhelo y terminar su estadio con cuatro tribunas habilitadas.

Fue un gran logro y llevó más de 40 años completarlo. El impulso que le dio la comisión de obras (Dr. Fernando Nodar, Jorge Salhón, Sabino Vaz Torres y Miguel Errecalde) cristalizó ese sueño que rozó los 400 mil dólares y un montón de días de trabajo.

Lo único que le falta a la palmera es ser socia del club, tal como lo hizo el Resistencia Sport Club de Paraguay con su mítico árbol, enclavado en una de las tribunas de cabecera.

Los dirigentes del Resistencia, tomaron una decisión: nombrar al árbol socio y emitir un carnet con su imagen, hecho que recorrió el mundo.

La insólita inscripción del lapacho, ubicado detrás de uno de los arcos y en medio de la tribuna, se viralizó en las redes sociales y fue uno de los principales titulares de los medios deportivos paraguayos.

Cuando el club hizo reformas en su escenario y se construyó la tribuna detrás de uno de los arcos, se prohibió tocar al lapacho. Así fue como se decidieron hacerla alrededor de un árbol histórico, que estuvo allí desde siempre. Es el primer árbol de su especie en ser socio de un club de fútbol.

La iniciativa, no fue solo de la directiva, sino también de Payco (Paraguay Agricultural Corporation), en una de las tantas acciones que se hacen para concientizar a la población acerca del peligro que corren los bosques en Sudamérica.

De la palmera al lapacho, solo hay un carnet de diferencia. Son los hinchas que siempre están.

“Nadie lo vio llegar ni irse”

“En todos estos años nunca nadie lo vio llegar y mucho menos irse”, reza la publicidad del Resistencia, en la campaña del árbol como socio.

DESDE EL PRIMER DÍA

La famosa palmera de Danubio está en Jardines desde su inauguración, en 1957. Pasó a ser tribuna con gradas en 2000 

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.