mercado

Rodrigo Bentancur, entre las cinco mejores ventas de la historia de Boca

El uruguayo, un volante exquisito, está cerca de pasar a Real Madrid por 10,5 millones de euros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación/GDA.

Es un error: todos cometen errores. Éste, sin embargo, es esencial: provoca la reacción de Mauro Matos, rápido y expeditivo, que sella el triunfo inesperado de San Lorenzo ante Boca en la Bombonera, casi al límite del reloj. Rodrigo Bentancur sale del campo de juego entre lágrimas: tiene 18 años y siente que el mundo se derrumba a sus pies por un pase imperfecto. Es una enseñanza, entre tantas: Rodolfo Arruabarrena se inclina -antes y después- frente a la capacidad del botija, nacido en Colonia de Sacramento, un volante elegante, espejo esencial del primer Fernando Gago. Ahora mismo, mientras ensaya tácticas de pretemporada, debe recordar aquel 6 de septiembre. Si aquella tarde el mazo lo ofendió con un cuatro de copas, hoy, ahora mismo, acaba de espiar el ancho bravo. El uruguayo, que suma apenas 18 partidos entre titular y suplente, está a punto de vestirse de Real Madrid. Puede ser otro caso del sueño del pibe.

En España se lo señala "como el primer fichaje de la era Zidane". El Madrid debe apresurarse: debe cerrarlo cuanto antes, ya que después del 31 de enero estará inhabilitado para adquirir joyas, sancionado por la FIFA por una infracción al Reglamento y Estatuto de transferencia de jugadores menores de edad. El acuerdo se resolvería en unos 10.500.000 euros, una maleta tapizada en dinero sorpresivo, escala fundamental para su ingreso a Real Madrid Castilla, la filial del gigante, en la que Rodrigo tendría su primera adaptación a Europa. La transferencia, apenas sea rubricada, sería la quinta más valiosa de la historia de Boca, unas monedas más costosa que la de Juan Román Riquelme, ubicada en la quinta posición.

La Ribera no es una fábrica de talentos. Más aún: no suele ser portada en el mundo deportivo por sus transferencias, como es el caso de River, por ejemplo. No hay que viajar demasiado en el tiempo -recordar, por ejemplo, las salidas de Aimar, Saviola, Maxi López, Crespo, Gallardo, D'Alessandro y tantos otros-, si en agosto pasado resignó a Ramiro Funes Mori a Everton, una operación global de 13 millones de euros, que significaron unos 8 millones reales en la tesorería de Núñez. El último gran golpe bancario xeneize fue. en 2010: Nicolás Gaitán pasó a Benfica por 8.400.000 dólares. Lo curioso es el momento: el volante se sumaría a la traumática salida de Jonathan Calleri. Unos 22 millones, de golpe y porrazo.

"Acuerdo por Bentancur entre Real Madrid y Boca Juniors", anunció anoche Marca, el diario deportivo español de mayor suceso. Lo define como "un 5 con alma de Riquelme", recuerda el despiste contra el Ciclón y le pone play a un caño, una sutileza creada en un partido contra Quilmes. Pero no es un chico de tapa. No es un pibe popular: para Real Madrid es una apuesta a futuro.

"No lo vi mucho, pero si está dentro de los once es porque algo tiene". La frase de Juan Mercier, antes del clásico que lo hizo conocido en el otro lado de la luna, ahora tiene un valor mayúsculo. El Vasco, sin embargo, lo conoce de memoria desde hace varios meses. Y siempre le hace un lugar, entre tantas figuras. Elegante, con un porte parecido a Lucho González y movimientos de Román Riquelme, suele ser observado por el cuerpo técnico como una de las primeras soluciones en el banco de los suplentes. No tiene ida y vuelta para jugar por la banda derecha, aunque puede desequilibrar cuando pisa el área. Debutó ante Vélez (2-2), en un partido de verano en 2015, y su presentación oficial fue por la Copa Libertadores, en la goleada ante Montevideo Wanderers (3-0). Pide la pelota, se muestra, no se esconde detrás de una marca. Y tiene un pie exquisito.

Un año atrás, su nombre anduvo dando vueltas en Italia, cuando Daniel Angelici selló con Juventus el regreso de Carlos Tevez. Bentancur fue uno de los futbolistas pedidos por la entidad italiana, pero al final voló Guido Vadalá, otro pichón de crack, como parte de la operación retorno del Apache.

Se divertía con el balón en el Club de Artesanos de Colonia hasta que cruzó el charco por una invitación. Su familia lo acompañó hasta donde pudo: su padre tuvo que volverse a Uruguay por su trabajo. Vivió con sus abuelos en Liniers: todos los días un colectivo hasta la Candela. Y más tarde, compartió travesuras en la pensión. Tal vez ahora, vuelva a reírse: se acabaron las lágrimas, definitivamente.

Más caro que Riquelme.

Estas son las cinco mejores transferencias de la historia de Boca, antes de cerrarse el acuerdo por el joven volante a Real Madrid:

- Fernando Gago (a Real Madrid, en 2006), 20.000.000 de euros.

- Ever Banega (a Valencia, en 2008), 18.000.000.

- Walter Samuel (a Roma, en 2000), 17.500.000.

- Carlos Tevez (a Corinthians, en 2005), 15.000.000.

- Juan Román Riquelme (a Barcelona, en 2002), 10.000.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)