PEÑAROL

El reto: jugar sin Gargano

El aurinegro ya se repuso ante otras ausencias: ¿Cuánto cambia con Guzmán?

Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

La campaña de Peñarol hasta el momento es incuestionable: ganó los 12 partidos, entre ellos superó a Nacional y Defensor, y posee el ataque más efectivo (+30) y la defensa menos vencida (-5). Mañana puede quedarse oficialmente con el Clausura aunque el certamen ya parece liquidado desde hace un par de fechas y por eso hoy todos los ojos están puestos en la Tabla Anual.

Entre esos méritos que se destacan en este equipo de Leonardo Ramos, hay uno que cobra suma importancia: la entereza para reponerse ante las ausencias. Desde la primera fecha, tuvo que rendir pruebas: la partida de Nahitan Nández dejó un vacío enorme. Sin embargo, el DT encontró en Diego Rossi un volante por afuera desnivelante en el uno contra uno. “Leo” lo sacó del área, lo puso por afuera y le sacó jugo en esa nueva posición. Por la selección, faltaron Guillermo Varela y Cristian Rodríguez durante dos partidos más otro en el que estuvieron en el banco. Mathías Corujo y Guzmán Pereira entraron y si bien no brillaron, cumplieron y salvaron la prueba. Lo mismo en el ataque: cuando por diferentes molestias tuvieron que salir algunos de los argentinos, Cristian Palacios saltó al campo de juego, pagó con goles y fue figura.

Ahora Peñarol está ante un nuevo reto y tal vez el más difícil de todos: jugar sin Walter Gargano. Desde su llegada, el equipo recuperó el orden y ganó en solidez defensiva. Ya no le llegan tanto como antes y eso se ve reflejado en los números. Además, desde que el “Cebolla” Rodríguez pasó a jugar como doble cinco, conformaron un tándem que le da el salto de calidad a este equipo. Desde allí, parte el fútbol con el “Mota” para recuperar y el lacacino para trasladar. En lugar del sanducero irá Guzmán Pereira. Sin ese orden táctico, pero también con un volante que no da ninguna pelota por perdida, Peñarol perderá un lanzador pero ganará un futbolista fuerte en el juego aéreo.

En el primer semestre, Peñarol atacaba tanto como lo terminaban atacando. Por eso, en el camino dejó puntos que no lo dejaron estar en las definiciones del Apertura y el Intermedio. En el Clausura, con la incorporación del “Mota”, encontró un balance. Hoy es un equipo fuerte atrás y adelante. Mañana deberá demostrar que puede jugar sin él.

Del "Mota" a Guzmán:

Experiencia

- Tiene 33 años. Jugó 10 temporadas en el exterior entre Napoli, Parma, Inter de Milán y Monterrey. Bicampeón Uruguayo con Danubio.

- Tiene 26 años. Tras cuatro temporadas en Wanderers, donde definió un Uruguayo, pasó a Universidad de Chile donde permaneció dos años.

Selección

- Jugó 62 partidos con La Celeste en ocho años. Disputó dos Campeonatos del Mundo y fue campeón de América en 2011.

- Disputó tres amistosos e integró el plantel que participó en la Copa América de Chile 2015. Estuvo también en el proceso en juveniles.

El fuerte 

- Parejito. Es el motor de este Peñarol líder con puntaje perfecto. Vital para cortar las transiciones de los rivales. Además, distribuye bien la pelota.

- Tal vez con menos orden que el “Mota”, pero va a todas las pelotas. Gran despliegue físico. Es importante por arriba a la hora de defender.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)