COPA LIBERTADORES

Rehén de una dura realidad

El fútbol no escapa a la crisis de Venezuela y el estadio no estará lleno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maracaibo. Foto: @arrillagae

Nadie quiere salir a la calle". Esa frase se repite en muchas voces venezolanas y responde a una realidad tan difícil como complicada. Maracaibo, la tercera ciudad más importante de este país, no está ajeno al caos y lo sufre.

Venezuela vive días duros en cuanto a lo social y lo político. Manifestaciones y marchas de un pueblo que quiere recuperar la libertad que consideran perdida se cruzan con robos, saqueos y mucha violencia de gente que no tiene para comer y que hace lo imposible para conseguir alimentación.

Recorrer la calurosa y húmeda Maracaibo asusta. Basura por todos lados, grupos de manifestantes cortando calles y ciudadanos que no la pasan nada bien son la constante a la hora de andar en una urbe que ronda los 4 millones de habitantes.

No usar el teléfono celular en la calle, no mostrar dinero, no exponerse en la vía pública ni parar taxis en ella son las principales recomendaciones de los venezolanos a las que los visitantes quedan en silencio y sorprendidos, al escucharlas.

"Es una lástima lo que estamos viviendo, pero el sueño de la gran mayoría de los venezolanos es que el Gobierno de Nicolás Maduro caiga de una vez para intentar cambiar esta dramática situación", le dijo una joven venezolana a Ovación.

Aseguran que la situación es desesperante por momentos y, más allá de que según coinciden muchos ciudadanos "lo peor ya pasó y ahora la cosa no está tan mal", la actualidad es compleja. Supermercados que lucen vacíos, farmacias sin stock de medicamentos básicos y gente que hace lo imposible para conseguir dinero y sobre todo comida, algo que falta y mucho.

"Hace no más de 10 años nos sobraba arroz, harina y leche. Hoy nos falta y lo sufrimos muchísimo", le contó otro ciudadano a Ovación.

Ingenio.

En la actualidad, no hay arroz, pastas, aceites, harinas ni azúcar y cuando esos productos llegan a los diferentes supermercados, se hacen largas colas para adquirirlos porque los limitan: una persona solo puede comprar un producto. Y ahí es donde sale a escena la táctica familiar que muchos utilizan por estos tiempos: ir todos al supermercado a comprar un producto cada uno para llevar más a casa. Es la manera de subsistir.

Las calles de Maracaibo están inundadas de basura. La tristeza se ve en la cara de la gente y la situación parece no tener fin, al menos por ahora.

El fútbol no está ajeno y esta tarde, cuando Zulia reciba a Nacional por la Copa Libertadores de América, el Estadio José Encarnación "Pachencho" Romero no estará repleto. En la previa se habían vendido menos de 10.000 entradas y todos coinciden que no habrá más gente que esa en la cancha. "No hay toque de queda. Eso es mentira, pero la gente no quiere salir a la calle porque hay mucha violencia. La falta de productos básicos hace que las personas hagan cualquier cosa para conseguirlos", explicaron a Ovación en Maracaibo.

Por eso, el clima no será el mejor en medio de un partido que puede definir el futuro de Nacional en la Copa Libertadores en un país que no atraviesa su mejor momento, con manifestaciones de gente que quiere recuperar a su pueblo pero con muchos que hacen lo imposible para escaparle a esta horrorosa situación y se van a otras tierras, limítrofes o lejanas. No importa dónde.

Pero como todo pueblo luchador, al final del camino siempre hay una luz de esperanza y muchos se aferran a eso para que Venezuela recupere lo más preciado: la liberad que siente han perdido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)