NACIONAL

"No quise forzar nada, porque lo mejor era darnos la mano y pensar en Nacional"

Martín Lasarte, que tuvo la posibilidad de renovar el contrato con Nacional antes del clásico y que en lo previo al partido con Sud América recibió mensajes que aseguraban casi en un 100% su continuidad, terminó encontrándose con caras y sentimientos diferentes, confesó a Ovación.

Martín Lasarte el domingo en el partido de Nacional. Foto: Francisco Flores
Martín Lasarte. Foto: Francisco Flores

A lo largo del año le habían planteado renovar el contrato, pero pensó que los dirigentes no debían apresurarse porque faltaba mucho por jugar. En las horas previas al partido con Sud América otra vez recibió mensajes positivos que auguraban continuidad, la realidad terminó siendo absolutamente diferente. Martín Lasarte deja Nacional sin rencores, feliz por haber tenido una gran relación con los jugadores y permitiéndose soñar que el futuro pueda depararle un nuevo vínculo con los tricolores.

sensación

La continuidad asegurada casi en un 100%

"La realidad antes del partido con Sud América era otra. La idea que yo tenía y la que me habían hecho llegar los directivos era la de continuar, diría que casi en un 100%. Habíamos hablado de reunirnos en la misma noche del domingo con Alejandro Lembo en Los Céspedes para empezar a planificar el 2018, hablar de renovación del plantel, posibles incorporaciones, pero se dio la peor circunstancia. Cuando terminó el partido la situación empezó a cambiar por lo que también sucedió en las otras canchas, no podemos ser hipócritas y no reconocer que eso fue lo que terminó modificando todo".

cambio

El presidente pidió una reunión

"Al cabo del partido, sinceramente, dije que era el responsable de lo que había ocurrido, pero también veía que el ambiente estaba revoloteado. La charla que íbamos a tener el domingo con Lembo se postergó para el lunes, se dejaba para el martes el encuentro con los dirigentes. Había mucha cosa política por la vuelta y el lunes de mañana Alejandro me dijo que el presidente (José Luis Rodríguez) quería reunirse conmigo".

realidad

Las caras y los sentimientos no eran los mismos

"A la reunión fui con las ganas de seguir, pero uno conoce las caras y los sentimientos no eran los mismos que tenía yo. No quise forzar nada, porque lo mejor era darnos la mano y pensar en Nacional. Aunque el presidente me preguntó: '¿qué querés hacer?', no encontré la recipocidad que podía esperar".

el momento

Entre el Intermedio y el Clausura

"No es que hoy me arrepienta de algunas de las decisiones que tomé, pero soy sincero, entre el Intermedio y el Clausura había que tomar una decisión. El club me comunicó que no había dinero, se nos fueron muchos jugadores importantes y de algunos no teníamos recambio. No tuvimos un cheque de seis millones de dólares para arreglar las cosas, algo que a los dirigentes también les hubiese gustado, y tuvimos que movernos con una economía de guerra. A lo mejor ese era el momento para decir 'hasta acá llegué', pero no lo hice".

partidas

Un plantel corto

"Quizás pude asumir también otra actitud con algún jugador que yo no quería que se fuera y sin embargo lo escuché y le abrí las puertas porque era lo que él pretendía. En ese momento consideré que no era justo frustrarle lo que buscaba. Después, con el paso del tiempo, quedó claro que nos quedamos con un plantel corto".

renovación

Le ofrecieron nuevo contrato y no quiso

"A lo largo del ciclo nunca hubo una señal negativa, ni siquiera en los momentos que los resultados se empezaron a presentar adversos. Es más, después de una derrota el club me ofreció renovar el vínculo, pero yo les dije que quedaba mucho campeonato por delante, que todavía había un clásico por jugar y que me parecía muy prematuro para ellos. Ahí, como ahora, pensé en Nacional, porque pude haber aceptado la renovación".

un jugador

Pudo llegar alguien que hubiese ayudado

"La única cuenta pendiente que me puede haber quedado es que pudo haber llegado un jugador que nos habría ayudado mucho. Yo lo quería y fue una pena que no llegara".

Nacional

"Ojalá no sea la última"

"La despedida es siempre dolorosa, pero si me despedí es porque volví. Y hay decenas de compañeros que hubiesen querido tener la oportunidad de dirigir a Nacional y muchos otros que hubiesen querido durar más tiempo o tener una nueva oportunidad. No es común volver y es muy difícil ahora que se repita, porque entre mi primer vínculo como técnico del club y el segundo pasaron diez años, pero si tengo que decir lo que siento hoy es: ojalá que esta no sea la última".

trabajo

Abierto a escuchar ofertas

"A diferencia de otras ocasiones no tengo pensado tomarme un largo tiempo de descanso. Estoy abierto a escuchar ofertas, quiero trabajar y lo pienso seguir haciendo con el cuerpo técnico que formamos. Ya lo hablamos con Marcelo Tulbovitz y Sebastián Eguren, y la idea es sumar a alguien más. Sé que el tiempo va pasando y que hay un punto en el que aunan una serie de cosas como la edad, el recorrido, muchas figuras nuevas que aparecen, pero creo que todavía no estoy en esa etapa".

adiós

Sin rencores, pero con dolor

"De Nacional me voy sin rencor. Hay cosas que me duelen, obvio, pero porque yo me entrego franco, hago las cosas como lo siento y no miento. Cuando pierdo me lo banco y cuando gano disfruto y me gusta el reconocimiento".

jugadores

Mensajes increíbles

"Lo más significativo que me llevo es la relación con los jugadores. Al asado fueron todos, menos Rodrigo Aguirre. Tuve un mensaje muy afectivo de Diego Polenta, me escribió Rafael García y también Thiago Vecino, un chico que estuvo dos pretemporadas con nosotros. Tuvimos un grupo bárbaro y seguramente lo que nos faltó fue calidad en alguna decisión táctica".

error

No encontrar una fórmula para potenciarse

"¿Un gran error? Y siempre hay, muchos, pero quizás en lo que fallé fue en haber buscado la posibilidad de mejorar al plantel, de encontrar una fórmula para potenciarnos, y no lo logré".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)