PEÑAROL

Con un pie afuera, siguió adentro

El respaldo de Damiani a Leo Ramos fue determinante para poder edificar el equipo que arrasó en el Clausura.

Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

Cambia, todo cambia, y más en el fútbol. En tres meses y medio, Peñarol sufrió una verdadera transformación, pero la historia comenzó a escribirse después de dos derrotas consecutivas y un primer semestre nefasto en lo que a resultados se refiere.

Último en su grupo de la Copa Libertadores, derrotas duras, goleada incluída en Bolivia ante Jorge Wilsterman (6-2) y un Apertura que paso sin pena ni gloria, Leo Ramos parecía no tener futuro al frente del plantel principal.

Lejos de Defensor y Nacional en la Anual, los dardos apuntaban al entrenador, y gran parte del Consejo Directivo, ya le había bajado el pulgar en una reunión que se llevó a cabo en el propio Estadio Centenario.

Juan Pedro Damiani se paró firme y se opuso a que se cesara a Leo Ramos. No quiso que se fuese otro entrenador más antes de que finalizara su contrato y se la jugó. Por Ramos, y por el informe que habían elevado tanto Gonzalo De los Santos como Carlos Sánchez, favorable para que continuara al frente del grupo principal.

Ramos tuvo el respaldo del presidente -pese a versiones que lo daban afuera- y no solo continuó como DT sino que tuvo el apoyo total cuando se empezó a hablar de las incorporaciones de cara a la segunda parte del año.

Medio centenar de nombres desfilaron día tras día por los diferentes medios, pero Peñarol trabajó en silencio y concretó transferencias de primer orden. Walter Gargano, Maximilano Rodríguez y Lucas Viatri, sacudieron el mercado local e impactaron. Pero Ramos también le apuntó a jugadores con sentido de pertenencia y pidió a Fabián Estoyanoff y solicitó que no se fuera Cristian Palacios.

También le apuntó a Fabricio Formiliano, un zaguero que siempre tuvo en la mira -al igual que Gargano- pero que no había podido tener en la primera parte del año, cuando asumió en el aurinegro.

Peñarol, casi sin chances en la Anual, le apuntó al Clausura. Y lo ganó con luz, de punta a punta, le descontó 10 puntos a Nacional y 9 a Defensor Sporting y hoy está en la definición de todo.

“Nos sentimos muy felices por la clasificación a la fase de Grupos de la Libertadores. Estoy agradecido con el plantel. Me encantaría seguir y dirigir en la Copa pero depende de los dirigentes que asuman, no de mí”, dijo ayer, después de haber goleado a Racing.

Leo Ramos, que estuvo con un pie afuera de Peñarol, pero se metió adentro del corazón del hincha en tan solo tres meses y medio.

Fabricio Formiliano
Clave en la defensa
Foto: Gerardo Pérez

De cara al Torneo Clausura, Ramos cambió varias piezas en la defensa. Pidió e insistió por “Tito” Formiliano y el zaguero no le falló. Es pieza clave en la última zona de Peñarol.

Walter Gargano
De lo más destacado en el mediocampo
Foto: Gerardo Pérez.

Walter Gargano siempre estuvo en la mira del DT, incluso para el Apertura. Cuando llegó se pusieron mil reparos, hasta por la extensión de su contrato. Es clave en el equipo.

Fabián Estoyanoff
Ritmo, velocidad y gol
Fabián Estoyanoff en el duelo contra Guillermo Reyes en el Peñarol-Defensor. Foto: Gerardo Pérez

Sin saber si tenía respaldo o no del Consejo Directivo, Ramos igual habló con Estoyanoff y le dijo que quería contar con él. Lo pidió. Tuvo reparos, pero insistió. Es figura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)