en el centenario

El día del padre

Diego Forlán fue clave para que Peñarol terminara haciendo un show. Hizo un hat-trick perfecto: un gol de derecha, otro de zurda y el último de cabeza para el 5-1. Y además dio dos pases de gol.

Diego Forlán posa feliz con la pelota tras su hat-trick. Foto: Marcelo Bonjour

  •  
JORGE SAVIAlun feb 22 2016 04:01

Devastador. Arrasador. Así fue -o, mejor dicho, terminó siendo- Peñarol anoche, al golear por 5 a 1 a Defensor Sporting, con dos tantos convertidos por Forlán, cuando los aurinegros perdían 1 a 0, en tan sólo 4’ cerca del final del primer tiempo, y con otros tres que el propio “Cachavacha” en una oportunidad y Murillo en dos, metieron en el relativamente breve lapso de 20’: entre los 20’ y los 40’ de la segunda etapa.

Tan contundente fue Peñarol que no sólo le pasó por arriba a la amenazante oposición que le planteó el equipo violeta al manejar más y mejor la pelota que los aurinegros por los menos en los 30’ iniciales; como lo mostraron su funcionamiento, su rendimiento y el propio proceso del score, el cuadro del “Polilla” Da Silva aniquiló también los temores de que sus jugadores podían acusar en la media hora final el desgaste del viaje de ida y vuelta a Lima para jugar por la Copa entresemana.

Prolijo con la pelota, punzante a partir del armado inteligente de Costa y la habilidad de “Maxi” Rodríguez para quebrar líneas las líneas defensivas rivales, y exuberante como Forlán, que además de meter tres goles espectaculares -uno fue con un latigazo de derecha, otro con un rebencazo de zurda y el tercero con gran cabezazo- participó en las jugadas previas a los que hizo el colombiano, Peñarol fue de menos a más, física y futbolísticamente, y por eso es que ganó por goleada.

Es más, este Peñarol está concebido y armado para jugar -si lo dejan, como sobre todo lo hizo la zaga rival anoche después que Forlán le dio los primeros cachetazos- de esta forma; y, por la misma razón, para jugar también como en los 30’ iniciales, en los que no ejecutó ni un solo remate al arco contrario.

Es que Peñarol tiene volantes de contención, y de buen pie, pero no de marca; de modo que es lógico que más de una vez le vaya a pasar como anoche, que el rival maneje la pelota y a los aurinegros les cueste recuperarla.

No pareció foul de Guillermo Rodríguez a Gómez la jugada que derivó en la pelota quieta con la que Felipe Rodríguez metió un golazo, pero lo cierto es que el 1 a 0 en contra puso a Peñarol en aprietos, según lo que mostraba el trámite.

Sin embargo, como de la nada, surgió el tornado de fútbol que no dejó nada en pie tras su paso: primero Forlán a dos rebenques, luego “Cachavacha” gestando los dos goles del colombiano, y por último otra vez Forlán con un cabezazo en comba al segundo palo: fue devastador, aniquilador; al menos para este Defensor Sporting que arrancó bien, pero sintió esos impactos.

Peñarol puede jugar así: como al principio, cuando no la “cazaba”, y también como de los 40’ para adelante, como lo mostró esa postal de Forlán, que tocó y dirigió la orquesta, festejando sus goles con un movimiento de brazos alusivo a la llegada de su primer hijo. En suma: como lo hizo en el Día (o la noche) del padre.

PEÑAROL 5-1 DEFENSOR SP.

Estadio: Centenario

Árbitros: Daniel Fedorczuk, Carlos Pastorino y Daniel Castro. Leodan González.

Peñarol:
 G. Guruceaga; M. Aguirregaray, C. Valdez, G. Rodríguez, M. Olivera; N. Nández (84' M. Novick),  M. Rodríguez (78' N. Albarracín), T. Costa, L. Aguiar; D. Forlán y M. Murillo (84' M. Affonso). DT: J. Da Silva.

Defensor Sp.: Y. Irrázabal, M. Zunino (19' R. Martínez), E. Zeballos, B. Bonilla, M. Suárez, M. Amado, M. Rabuñal, F. Castro (67' H. Acuña), F. Rodríguez, N. Olivera (78' L. Pais) y M. Gómez. DT: E. Acevedo.

Goles: 26' F. Rodríguez (DS), 39', 44' y 80' Forlán (P) y 65' y 81' Murillo (P)

Amarilla: Nández (P). Martínez y Suárez (DS)

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.