PEÑAROL

Fin de ciclo: le cortaron las piernas

Bengoechea sumó la peor racha de un DT mirasol en clásicos y a pesar de ganar dos torneos, le costó carísimo.

Pablo Bengoechea. Foto: Archivo El País

  •  
ÁNGEL ASTEGGIANTE23 ene 2016

Es el único futbolista que tiene un monumento generado por sus propios hinchas. Pablo Bengoechea jugó 10 temporadas en Peñarol y en base a títulos, liderazgo y carisma, pero principalmente grandes actuaciones ante el rival de todas las horas, inscribió su nombre en la historia más grande y rica en la vida del elenco mirasol. Al mando del grupo, sin embargo, la realidad muestra sinsabores.

Desde los números, registró estadísticas casi perfectas. Sin brillar en la cancha, es cierto, pero su Peñarol ganó los dos torneos que él dirigió. Lejos del nivel futbolístico que se esperaba, como él mismo lo reconoció de acuerdo a la calidad de jugadores con los que contaba, tambaleó en el cargo en más de una oportunidad. Ayer, 48 horas después de volver a perder con Nacional y sumar su séptimo clásico sin victorias, fue cesado.

Solo una persona como Bengoechea, por sus pergaminos, pudo sostener esta situación. De la misma manera que otros directores técnicos han logrado permanecer en su cargo por obtener buenos resultados ante Nacional, al "Profesor" le jugó en contra más allá de que siempre logró el objetivo de llevar la copa al Palacio Peñarol.

Desde su arribo al club, a fines de 2014, Bengoechea dirigió siete clásicos: cuatro amistosos y tres oficiales. En total, registró cuatro derrotas (la final del Uruguayo y tres amistosos) y tres empates (Apertura, Clausura y amistoso). A esto, en la vida de Peñarol se le puede sumar un partido más: el último de Jorge Fossati. El 9 de noviembre de 2014, Nacional venció a Peñarol por 2 a 1 y desde entonces acumula ocho partidos sin conocer la derrota. Esta racha, que parece muy alta e inaguantable para cualquier otra persona que no tenga la espalda de Bengoechea, solo se equipara a la que vivió la institución en los años setenta. Allí, Peñarol tuvo su peor momento ante Nacional, pero ningún DT aguantó lo que pudo el riverense. En total, del 2 de marzo de 1971 al 31 de enero de 1974, el "Bolso" estuvo invicto durante 16 juegos. Juan Eduardo Hohberg aguantó cinco clásicos (tres derrotas y dos empates), Ondino Viera dos (un empate y una derrota), Juan Ricardo Faccio seis (tres empates y tres derrotas) y Hugo Bagnulo tres (tres empates y luego sí, logró cortar la racha).

Bengoechea seguirá siendo ídolo pase lo que pase. Nadie borrará lo que hizo como jugador y más allá de esta nueva derrota ante Nacional y posterior cese, el aurinegro es el equipo que está más cerca de conseguir el Uruguayo. Como DT le quedó una materia pendiente, algo que tantas veces hizo desde adentro de la cancha: ganarle a Nacional. Los clásicos de verano, esos que para algunos importan muy poco, volvieron a dejar a Peñarol sin técnico. Al igual que a Matosas, Gonçalves y Saralegui, al "Profe" le pasaron factura.

¿Problema solo del "Profe" o general?

La racha adversa de Pablo Bengoechea como DT en clásicos se transformó en el principal motivo por el cual se decidió que no siguiera al frente del primer equipo. Sin embargo, en este aspecto, el problema parece trascender al riverense.

Es que en lo que va del siglo XXI, Nacional ha marcado una clara superioridad con su eterno rival así como con el resto de los equipos.

De 16 Campeonatos Uruguayos, el tricolor ganó nueve. Peñarol y Danubio, en tanto, obtuvieron tres veces el título y una vez lo hizo Defensor Sporting.

Del año 2000 a la fecha, pasaron 15 entrenadores por Los Aromos y algunos con más de un ciclo: Julio Ribas (2000/2001 y 2009), Gregorio Pérez (2002, 2006/2007 y 2011/2012), Diego Aguirre (2003/2004, 2010 y 2011), Fernando Morena (2005), Luis Garisto (2006), Mario Saralegui (2006 y 2008/2009), Gustavo Matosas (2007), Víctor Púa (2009), Manuel Keosseian (2010), Jorge Da Silva (2012/2013) Jorge Gonçalves (2013/2014), Diego Alonso (2013), Jorge Fossati (2014), Paolo Montero (2014) y Bengoechea (2015).

La “Fiera”, en dos oportunidades, y el “Polilla”, en una, fueron los únicos que pudieron ganar el tan ansiado Uruguayo. En clásicos, durante dicho período, también se refleja esta clara supremacía. En total, se disputaron 65 partidos con 28 triunfos para Nacional, 16 para Peñarol y 21 empates. ¿Es un problema solo del “Profe” o es general?

LO QUE DIJO EN LA CONFERENCIA:  

Análisis:

"Capaz que estoy bien cesado, pero honestamente creo que este momento no era el indicado. Para qué perder tiempo con un técnico nuevo. Creo que no le hace bien al club", señaló al inicio de la conferencia.

Dirigentes:

"Yo creo que más allá de la forma que los dirigentes tienen de conducir el club , hay errores que se cometen. No costaba nada tomarlo entre el 6 de diciembre y el 5 de enero", explicó.

Manoseo:

"Si me hubiesen cesado en diciembre, capaz ahora tenía trabajo", reflexionó el entrenador en referencia a la reunión que hubo a fin de año donde finalmente se había definido su continuidad.

Jugadores:

"El momento no ayuda a nadie. Hay jugadores que vinieron y a lo mejor el nuevo DT no los va a querer. Hoy en día todos los equipos ya están entrenando", dijo sobre el plantel conformado.

Refuerzos:

"Los tres que llegaron tienen mucha calidad. Ojalá que les vaya bien y no sea que como los traje yo venga otro técnico y no lo ponga", explicó en referencia a Nicolás Freitas, Tomás Costa y Maximiliano Rodríguez.

Damiani:

"Honestamente estoy muy dolido con el presidente (Juan Pedro Damiani.). Él fue el que me trajo y me hubiese gustado que él viniera para este momento", contó en referencia al mandamás mirasol.

Insultos:

"De los portones de Los Aromos para adentro estaba todo bien, pero en este club pasan cosas afuera. Los Aromos es de los jugadores, no de la barra. Yo los saqué y eso pesó. Me insultaron por eso", aclaró.

Aguante:

"Yo no soy de abandonar y menos en este momento", recalcó. El entrenador quería seguir y tenía plena confianza en este plantel para disputar el segundo semestre de la temporada y la Copa Libertadores.

Adiós:

"Ahora voy a despedirme de los jugadores y a agradecerles por el esfuerzo que han hecho en todo este tiempo", añadió al final de la conferencia en su última día en Los Aromos como entrenador aurinegro.

Futuro:

"Trabajé 12 años en el club. Estoy totalmente identificado con esta institución. Si algún día Peñarol me precisa, imagino que nadie va a tener un problema para llamarme", sentenció en su despedida de ayer en Los Aromos.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.