TORNEO CLAUSURA

Es para pellizcarse

Peñarol no afloja un centímetro y acaricia el título del Clausura.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Peñarolllll es asssíiii... el orgullo de todoooo un paissssss......”. Las cuatro tribunas del Campeón del Siglo cantan. Van 50 minutos de partido, y recién se festejó el gol de Diego Rossi, el primero, el que abrió el marcador y empezó a encaminar al aurinegro a su duodécima victoria. Porque Plaza Colonia agunató lo que pudo y jugó mientras tuvo físico. Bancó el primer tiempo estoicamente, y al inicio del encuentro hasta puso en aprietos a Peñarol.

Pero con el correr de los minutos, el trijín, y el ritmo que impone el aurinegro, fueron destgastando a la visita, pero tuvo en su arquero Guirín a su mejor hombre y eso explicó el cero a cero en el marcador.

Peñarol buscó por todos lados. Por derecha, por izquierda, por el medio, le llegó mucho a Plaza, pero no acertó en la definición con un Palacios peleado con el gol y sin el aporte de Viatri o Rossi en la red.

Apenas empezó el segundo tiempo Peñarol concretó lo que no había concretado en el primero. Rossi anotó el 1 a 0 y a partir de ese momento, solo hubo que adivinar cuántos goles más lograría el aurinegro.

Palacios -con la pólvora mojada- no estuvo en su noche, pero Rossi, Viatri y el ‘Cebolla’ Rodríguez, no.

Después del 1-0, Viatri anotó el segundo, a los 59’, con pase-centro de Rossi y cabezazo perfecto, en caída, al segundo palo de Guirín.

Tres minutos después, el ‘Cebolla’ puso el broche de oro a otra noche victoria del aurinegro. En pocos minutos, Peñarol hizo lo que no había podido hacer en los primeros 45 minutos. La superioridad fue mucha. En todo sentido. En lo futbolístico, en lo físico, en lo anímico, en todo. Y la balanza se inclinó rápidamente sobre el arco de Plaza.

El aurinegro tuvo muchas chances, generó un montón, pero concretó poco y eso evitó que el ‘patablanca’ se fuese del Campeón del Siglo humillado. Ya bastante tuvo con la derrota y el descenso, precisamente, un año después de haber logrado el Clausura ante el mismo rival y el mismo escenario.

La fiesta en las tribunas siguió hasta el pitazo final de Jonathan Fuentes -de flojo arbitraje- y se prolongó en la salida de los hinchas aurinegros, siempre cantando.

Es que hoy, cuando restan tres fechas para que termine el torneo Clausura, Peñarol quedó a una victoria del título, algo impensado después de haber tenido una primera parte del año para el olvido.

El aurinegro no solo lidera el segundo torneo del año, lo hace con luz, con 12 victorias al hilo, y con un juego que cotagia a sus parciales.

Ramos igualó a Aguirre en esa racha triunfal, pero va por más. Está metido en la pelea por la tabla Anual y no afloja ni un centímetro en esa carrera que mantiene con Defensor y Nacional en un cabeza a cabeza apasionante.

Los hinchas se fueron cantando. Y más de uno se pellizcó para ver si lo que estaba viviendo era real.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)