DEFENSOR SPORTING

Nunca hay dos iguales

Los violetas no pudieron repetir lo del Intermedio, sintieron la falta de Carneiro y cayeron con dos menos.

Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

No hay dos partidos iguales”, se cansó de decir Eduardo Acevedo durante la semana previa al partido con Peñarol, cuando se le recordaba el del Torneo Intermedio en el que le habían ganado a los aurinegros en su casa con nueve hombres.

Anoche, Defensor Sporting también se quedó con dos hombres menos y aunque muchos de sus hinchas se ilusionaron con que la historia se repitiera y terminaran ganando igual que en el último partido, jugar todo el segundo tiempo con nueve futbolistas fue demasiado para los violetas. La superioridad numérica del rival se notó en el complemento.

A eso hay que agregarle que llegó al partido con dos titulares menos. Carlos Benavidez, que se viene recuperando de un desgarro y Gonzalo Carneiro, la ausencia que más sintieron los violetas. Fue demasiado.

Otra de las frases más repetidas por el técnico de los del Parque Rodó era que el objetivo de los suyos era ganar el Torneo Clausura para no tener que jugar finales. Y lo decía porque hasta ayer dependían de sí mismos para lograrlo.

El escenario cambió tras la derrota de la víspera, pues a partir de ahora para quedarse con el Clausura dependen de un traspié de los aurinegros. De todas maneras, los violetas, que siguen liderando la Tabla Anual, son además los únicos que tienen una final asegurada porque ya ganaron el Torneo Apertura.

Defensor Sporting demostró anoche, una vez más, que tiene una gran personalidad pese a la juventud de su plantel. Lo demostró al llegar al CDS bajo una lluvia de insultos de un grupo de hinchas mirasoles que lo más suave que le dijeron fue “cuadro chico”.

Lo demostró Matías Cabrera, el mejor de los violetas ayer, al rematar el penal bajo la impresionante silbatina de todo el estadio.

La que demostraron los nueve jugadores al luchar hasta el final. Y la que demuestran cada fin de semana al recorrer todas las canchas.

“Estoy muy orgulloso de mis compañeros”, dijo Andrés Lamas al irse del CDS. “Ahora hay que mostrar lo que somos como equipo. Falta mucho, no hay que decaer porque queda un largo y difícil camino para todos”, agregó el capitán violeta. Y es verdad, aún faltan 21 puntos por disputarse.

Sin el capitán Andrés Lamas para el partido del miércoles.

Los violetas, fieles a sus principios, no se bañaron en el CDS y regresaron enseguida al Franzini donde seguirán concentrados para el partido que disputarán frente a Racing el próximo miércoles por la novena fecha. A la seguidilla de partidos que tienen por delante, se suman las bajas que tendrán para el partido frente a los de Sayago. Sobre todo la del capitán Andrés Lamas, uno de los expulsados ayer.

GONZALO CARNEIRO

Una rebelde pubalgia

Gonzalo Carneiro, el goleador violeta, el que no permitió que se extrañara a “Maxi” Gómez cuando se fue al Celta, faltó anoche a la cita. Los violetas ya sabían que no iba a ser de la partida, pero dijeron que iban a hacerle una última prueba para mantener la expectativa. Una errante pubalgia que se le va y le vuelve, lo había tenido en algodones toda la semana. En las últimas horas el dolor se acrecentó y muy molesto no pudo jugar. Acevedo optó por Cecilio Waterman. Podía haberse decidido por el juvenil Facundo Milan, pero seguramente no quiso darle tanta responsabilidad a un botija de 16 años. Waterman peleó más de lo que jugó y se fue expulsado al final del primer tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)