EL ANÁLISIS

Memorias del presente ganador

Todos los peñarolenses amanecieron felices este lunes luego del clásico. Será para ellos una semana de amplia sonrisa y tranquilidad. Los jugadores en primer término y el técnico Leonardo Ramos (sí, el mismo al que hace un mes casi todos ellos querían que se fuera) en segundo lo hicieron posible.

Pero hay que recordar cómo se forjó este presente. Todo comenzó en un consejo directivo citado para tratar la continuidad del entrenador.

El oficialismo tenía los votos para sacarlo, pero el presidente Juan Pedro Damiani quiso escuchar al director deportivo, Gonzalo De los Santos. Éste respaldó el trabajo de Ramos, dijo que él había formado el plantel y por lo tanto se había ganado el derecho de defender sus acciones cuando se jugara por los puntos y no en amistosos de preparación. El Movimiento 2809 hizo su parte y respaldó al entrenador aduciendo que había que confiar en los procesos. Y la decisión final la tomó, aun en contra de sus correligionarios, Damiani.

Él puso el pecho y dijo que Ramos debía seguir. Así, quienes venían con el voto cantado de la destitución lo cambiaron y respaldaron al DT. Así se forjó este presente ganador de Peñarol: con posturas valientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos