defensor sporting

De Melo a la final: Cougo  quiere poner hoy el primer broche

El lateral volante, con pasado de delantero, ya le marcó goles a Peñarol y a Nacional; “los partidos con ellos son clásicos”, dijo

Foto: Ariel Colmegna.
Ayrton Cougo festejando uno de sus goles en Defensor Sporting. Foto: Ariel Colmegna.

Hoy Ayrton Cougo es una pieza clave en el equipo de Eduardo Acevedo. El melense se hizo conocer en el partido frente a Nacional por el Apertura (victoria violeta 3 a 2). Y luego, en el torneo Intermedio, con la partida de Zunino, Suárez pasó a la derecha y él se quedó con la titularidad por izquierda.

“El grupo me dio mucha confianza cuando arranqué a jugar y eso fue muy importante. Por suerte pude responder”, dijo ayer al mediodía tras la última práctica violeta.

Ayrton lleva seis goles en la temporada, entre ellos uno a Nacional y otro a Peñarol. “Por suerte se me está dando, se me abrió otra vez el arco un poco. Yo era de hacer muchos goles en juveniles y en Primera no tenía tantas chances. Ahora estoy tratando de llegar más al área y convertir”, reconoció.

Es que tanto en Melo como en las formativas violetas jugaba de delantero. Lo hizo atrás del número 9 y luego por afuera. Cuando llegó Eduardo Acevedo le preguntó si no le daba una mano atrás y él no tuvo problema. “Al principio me costaba un poco, sobre todo volver. Y además, en este puesto hay bastante más sacrificio. Pero no extraño porque me doy mis escapadas para arriba”, explicó.

Ahora se prepara para jugar frente a Peñarol la final de la Tabla Anual. Algo que hace seis años, cuando aún jugaba en el Boca Juniors de Melo, no imaginaba. “Estoy tranquilo y confiado. Acá hay un ambiente bárbaro. Sabemos que estamos haciendo un buen trabajo y que las cosas pueden salir como queremos”, afirmó.

Peñarol viene de golear y ellos de perder con Fénix, pero Cougo cree que eso no va a influir esta noche. “Por un lado fue un golpe duro, veníamos haciendo las cosas bien. Pero un traspié es algo que puede pasar en el fútbol, estamos supeditados a eso. Cada cual lo puede tomar como quiera, nosotros en la interna estamos muy fuertes por más que hayamos perdido. El partido con Fénix ya quedó atrás. Ya lo olvidamos y sólo pensamos en Peñarol”.

Las diferencias entre aurinegros y violetas son grandes: económicas y de plantel. “Para mí lo que se nota en la cancha es el equipo. Es el grupo y tenemos uno hermoso. No me canso de decir que somos una familia. Y en la cancha queda demostrado”, dijo antes de admitir que lo que le preocupa de Peñarol es el juego aéreo. “Pero no pienso mucho en eso. Vamos a tratar de explotar nuestras virtudes, que son bastantes, y de sacar el partido adelante”.

Contra Peñarol han disputado partidos parejos. “Con los grandes son clásicos. Con Danubio es otra cosa, que viene de las formativas. Y lo sentimos mucho, pero cuando llegás a Primera División te dicen que los partidos con Nacional y Peñarol son clásicos. Más en este caso, que es una final”, consignó. “En nuestra cabeza está poner el primer broche esta noche, tratar de cerrar el partido y el domingo ir con otra tranquilidad. Dependiendo de nosotros mismos, que es lo que más nos gusta”.

Seguramente Peñarol se sentirá más cómodo en el Centenario. “Lo conocen más que nosotros, pero estamos acostumbrados a ir a todas las canchas. Y esta no es una excepción”.

Sus buenas actuaciones han hecho que comenzaran a mirarlo del exterior, pero aseguró que lo que sabe es por las redes y la tele. Y que su representante Flavio Perchman no le ha dicho nada. “Trato de no dar mucha bola, estoy enfocado sólo en la final”.


hinchas propios

El aliento viene de la frontera

Para esta noche no, pero seguramente para el partido del domingo Cougo tenga hinchada propia en el estadio Centenario. Su familia vendrá desde Melo para alentarlo. Y él espera que además del aliento su padre traiga la feijoada que tanto espera.

“Es lo que siempre pido que me manden, lo que siempre tiene que estar. Yo me defiendo bien en la cocina, pero tengo que aprender a hacer feijoada. Igual, aunque aprenda, la comida hecha con la mano del padre y de la madre siempre es otra cosa”, reconoció el futbolista que recién cumplió la mayoría de edad, los 21 años, en junio de este año. Y que tiene doble nacionalidad: uruguaya y brasileña.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)