VILLA ESPAÑOLA

"Nos matan si le dan los puntos a Rampla"

Jorge Casanova no baja los brazos y se aferra a la lucha de sus jugadores para mantener al equipo en Primera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Casanova

La esperanza es lo último que se pierde". "La justicia tarda, pero llega". "Más vale tarde que nunca". Búsquele la vuelta, elija la que más le guste, pero todas esas frases se repitieron una y otra vez en la tribuna de Villa Española después de que el equipo logró su primera victoria en el Uruguayo Especial.

Fue el pasado fin de semana en su cancha, el remozado Obdulio Varela y ante Cerro, un rival de fuste.

Villa Española fue el mismo de siempre. El que perdió en la hora con Nacional en el Centenario, el que terminó apretando a Peñarol contra su arco después del descuento en el Campeón del Siglo.

Mantuvo su identidad futbolística, esa que le dio Jorge Casanova desde que asumió al frente de este plantel cuando jugaba en Segunda División y se ilusionaba con el ascenso.

La única diferencia entre lo que pasó el sábado, y las fechas anteriores, es que se ganó. Que se sumaron los primeros tres puntos. Después, nada cambió.

"Quedé contento, más que nada por los jugadores. Tuvieron su premio y ante un gran rival, porque Cerro es de los equipos más fuertes y más complicados que tiene este campeonato. Además, venía muy bien, y eso le agrega mayor valor al triunfo".

Jorge Casanova resume, en pocas palabras, lo que le dejó esa victoria, pero no se queda en el triunfo, apuesta y mira un poco más allá. "Necesitamos una rachita positiva de buenos resultados para meter presión y dar pelea. Si ganamos un par de partidos más, pahhh.... armamos un lío bárbaro", dice el entrenador del Villa.

"La idea la implantamos ya el año pasado. Encontramos y tenemos respuesta en los jugadores, y eso es lo más importante. Se sintió el cambio de una divisional a otra, pero creo que siempre dimos pelea, y pienso que estamos en condiciones de que se entrevere un poco más la cosa. Vamos a ver si podemos lograrlo en los partidos que tenemos por delante", dice con entusiasmo.

A los 40 años, asumió un gran desafío. Y fue dando pasos cortos pero seguros. Primero, en la B, y logró ascender después de varias temporadas. Posicionó al Villa en la A, y lo ha hecho un adversario duro, que no se entrega."No es fácil, pero ¿la verdad? acá tenemos todo lo que necesitamos. Jamás nos faltó nada. Hicimos una buena pretemporada, cuando tuvimos que ir a un gimnasio fuimos, hay cronómetros, materiales de trabajo, todo. No hay quejas de ningún tipo. Si en algún momento pensé en dar un paso al costado fue para que los dirigentes no se sintieran presionados ni prisioneros de sus palabras. Ellos querían continuar con el proceso, pero como los resultados no se daban, no quería que se vieran presionados y puse el cargo a disposición. La confianza y el apoyo, lo siento, y lo tengo, pero en el fútbol mandan los resultados", asegura Casanova, que mira de reojo lo que pasa en los escritorios de la AUF.

"La verdad, es todo muy feo... pero si le dan los puntos a Rampla sin que se jueguen los segundos 45, nos matan. No sólo a nosotros, a todos los que estamos peleando el descenso.... ", dice con preocupación. Villa Española sigue en la pelea y no quiere entregarse. "No vamos a bajar los brazos, hay que continuar peleándola", afirma Casita.

Un club humilde: el presupuesto que tenía en la B.

Villa Española estuvo fuera de la AUF (por deudas) durante cinco temporadas. Desde que asumió la presidencia Fabián Umpiérrez, empezó a saldar deudas, a hacer obras, y apostó a lo social más que al fútbol. Hoy el club está saneado.

"Una apuesta difícil".

Umpiérrez, un directivo joven, se encontró del día a la noche, al frente de la institución. Un club humilde, de barrio, con un sin fin de carencias. "Había que pagar deudas, y las pagamos una a una. Recién después de sanear al club, empezamos a pensar en el fútbol. Al comienzo fue difícil, pero los socios y los hinchas lo entendieron", dijo el directivo.

"Ni un peso más".

Cuando se logró el ascenso, había que optar y se eligió mantener el mismo presupuesto que en la B. No se podía hipotecar al club, y fue lo que hicimos", agregó.

"Tenemos todo".

Jorge Casanova asumió el reto: "tenemos todo lo que necesitamos, jamás nos faltó nada, y eso lo valoramos mucho",. aseguró el entrenador del Villa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)