DESDE EL ARCO

Al maestro, con cariño

La vida, y el periodismo, van de la mano. Al menos para aquellos que tenemos varias décadas en una misma empresa, y que vivimos momentos inolvidables y otros que no hubiésemos querido vivir.

JOSÉ MASTANDREA

Me tocó, por razones de edad y permanencia, despedir a varios compañeros y amigos. A maestros como Silvio Montaño, Carlos Soto o Hugo Matteo, uno de esos periodistas que enseñaban y que hacían que uno amara a su profesión y a su empresa. "Tenés que tener la camiseta puesta", repetía una y otra vez. Con Jorge Savia me pasó lo mismo. Amigo, compañero, confidente, maestro. Sorteamos mares revueltos y navegamos en aguas pacíficas durante 40 años. Pasamos de todo. Pero jamás hubo un gesto, una palabra, que nos distanciara. Ya nadie me llamará ‘Titilo’.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)