COPA LIBERTADORES

Gremio es tricampeón de América

Con goles de Fernandinho y de Luan, el elenco de Porto Alegre se llevó el trofeo para Brasil. José "Pepe" Sand descontó en el segundo tiempo pero no alcanzó. A su vez, Renato Gaúcho se convirtió en el primer brasileño en consagrarse campeón de la Libertadores como jugador y como técnico.

Foto: AFP
Foto: AFP

Gremio se consagró campeón de la Copa Libertadores tras vencer con total autoridad a Lanús 2-1 (global 3-1) en La Fortaleza granate y así alcanzó el tercer trofeo continental de su historia tras las que obtuvo en 1983, en final contra Peñarol, y en 1995, cuando derrotó a Atlético Nacional de Colombia.

Renato Gaúcho, su entrenador, se transformó en el primer técnico brasileño campeón de América en haber sido también campeón como jugador, ya que fue partícipe del logro de 1983 contra los aurinegros.

En el partido de anoche desde el primer momento Gremio fue mucho más que un Lanús que mostró muy poco de lo que venía haciendo en la Libertadores y de lo que lo llevó a estar en esta final histórica.

El equipo que compartió serie con Nacional en la fase de grupos (ambos conjuntos accedieron a los octavos de final, recordando que los tricolores vencieron a los granates en Buenos Aires y a la inversa en el Gran Parque Central) se mostró llamativamente impreciso, con un nerviosismo inusual en varios de sus jóvenes futbolistas.

Ya a los 5’, el zaguero García Guerreño cometió una dura infracción que le costó la amarilla. Lanús extrañó en demasía la presencia del zaguero Diego Braghieri, que no pudo jugar por acumulación de amarillas, como tampoco jugó en gremio por la misma razón el defensa argentino Walter Kanemann.

A los 8’ el equipo gaúcho avisó que no llegaba a Buenos Aires a cuidar la ventaja de un gol que había sacado en su imponente estadio de Porto Alegre. Tiró Fernandinho (que no lo pudieron frenar en toda la noche) y atajó bien Andrada.

Los dirigidos por Jorge Almirón, uno de los mejores entrenadores del fútbol argentino, con una filosofía de juego muy clara, intentando salir siempre jugando desde el fondo y buscando circuitos de juego de manera permanente, fallaron en varios pases. El volante central Iván Marcone parecía perdido en la cancha y Román Martínez no lograba entrar en contacto con la pelota. Además, no parecía ser la noche de Lautaro Acosta, una de la figuras de Lanús a lo largo de la Copa. El único que mostraba el nivel de partidos anteriores era José Sand, un icono a la entrega. Todo ello impulsado por un presión eficaz de Gremio, que tapó a los jugadores de buen pie del rival, lo opacó a Lanús y buscó siempre salir jugando con rápidas transiciones.

Un grosero error del lateral José Luis Gómez (de una noche terrible) dejó cara a cara a Fernandinho con Andrada tras una larga carrera que se dilucidó con un golazo del volante. Así, Gremio manejó a su gustó el trámite del partido y Lanús perdió su línea de juego.

Más aún cuando a los 41’ Luan se mandó un golazo, como de campito, entrando al trote al área y definiendo de globito, para marcar el segundo tanto del partido, que pese a todo lo que restaba de tiempo y teniendo en cuenta el antecedente de Lanús - River Plate de semifinales (donde el granate revirtió un 0-2 para ganar 4-2) parecía sentenciar el partido.

El volante de 22 años Arthur -pretendido por Barcelona- jugó un partido espectacular, manejó la pelota de forma brillante, pero se fue lesionado a los 5’ del complemento por una falta previa de Pasquini en el final de la primera parte.

Apenas dio el complemento para el gol de Sand (de penal), que le permitió transformarse en el goleador de la Copa.

Gremio jugó a lo grande y se llevó el premio máximo: el título de la Copa Libertadores.

Mirá el 0-1 de Gremio.

Mirá el 0-2 de Gremio.

Mirá el 1-2 de Lanús.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)