PEÑAROL

Junior: Parecido al que trajeron

Arias hizo recordar al de Liverpool: marcó un gol y metió una asistencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Clave. En la última jugada del primer tiempo, Arias quedó cara a cara con el arquero tras gran pase de Silva, y puso el 1-1 parcial ante Sud América; el delantero vio que el arquero inclinó su cuerpo hacia su derecha y definió al primer palo.

Juan Pedro Damiani sonríe y comenta algo con Walter Pereyra. Toma el habano y lo vuelve a llevar a su boca. Algo similar le debe haber pasado a los hinchas que siguieron el partido por televisión o alguna radio. Es que Junior Arias jugó su mejor encuentro desde que llegó al club y se pareció al futbolista que durante un mes tuvo a los grandes forcejeando por hacerse de sus goles.

Mostró su mejor versión. Es cierto que erró un par de goles en la primera parte, pero redondeó una muy buena actuación. Marcó el gol del empate, asistió de manera notable a Diego Rossi y enloqueció a la última línea del equipo "buzón". Picó en cada pelota que le tiraron y fue permanentemente al choque contra los zagueros.

En el complemento, cuando Peñarol logró ponerse arriba en el tanteador, Junior sacó a relucir todo lo bueno que había mostrado el año pasado en Liverpool. Con confianza, se animó a encarar y a poner pelotas de gol para sus compañeros. El ingreso de Nicolás Albarracín, que a su vez hizo que Rossi pase a jugar como delantero, le vino bárbaro. Es que así pudo generar sociedades, buenos circuitos de juego y logró que Peñarol ensanche la cancha, como tanto le gusta al entrenador Fernando Curutchet.

"Fue importante empatar antes de terminar el primer tiempo. Gritar los goles solo con los compañeros que estaban afuera es raro y más teniendo en cuenta que la gente de Peñarol siempre alienta. En el segundo tiempo fuimos totalmente superiores. Se abrieron otros espacios y supimos aprovecharlos. Hay que seguir y tratar de dejar a Peñarol lo más alto", reflexionó el delantero.

"Hay que ganar todos los partidos que nos quedan y estar lo más arriba posible", recalcó.

Arias marcó su tercer tanto en 11 partidos con la camiseta de Peñarol. De a poco, ya más asentado en el equipo, comienza a pagar con goles toda la confianza que depositaron en él. Una buena prueba será en tres semanas cuando el mirasol enfrente al rival de todas las horas. "El clásico es algo especial. Tanto nosotros como la gente estamos esperando ese día con muchas ganas, pero vamos a ir partido a partido".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)