HISTORIAS DE VIDA

Un joven frontal que le erró al encarar al DT

Macchi reconoce que en su trayectoria como jugador de fútbol, cometió muchos errores. "Me he equivocado muchas veces.

No en lo personal, pero si con mi carácter y mis decisiones. Siendo muy joven tomé decisiones, que hoy sé que no fueron correctas. Siempre fui frontal, pero un chiquilín de 15, 16 o 17 años no puede encarar a un entrenador y preguntarle por qué no lo pone. Hoy sé que está mal, que uno tiene que entrenar, dedicarse, y nada más", contó.

"Las injusticias van a seguir existiendo. Mis arrebatos dentro de la cancha también me jugaron una mala pasada. Yo demoré en madurar. Quería jugar de 5, de 8, de 10 y muchas veces se me reprochó eso, que yo desordenaba al equipo; y ahora, de grande, lo reconozco, pero en ese momento no me daba cuenta ni lo comprendía", admitió. "Lo más feo del fútbol son las frustraciones y las injusticias. Y yo pasé por muchas de esas, quizás por el carácter, o simplemente porque me lo merecía. Y está ese último capítulo en Liverpool que dolió mucho, pero supimos salir adelante como siempre", agregó. Y pasó a rescatar lo positivo.

"Lo mejor que me dejó el fútbol fueron los amigos. Y los logros, que pueden haber sido chicos, pero hoy me acuerdo de haber integrado el plantel del Quinquenio en Peñarol, aunque jugué poco. Jugar una Copa Libertadores siendo muy joven, cuando Gregorio Pérez me dio la confianza. Y luego la volví a jugar con Liverpool. Haber jugado tres veces copas internacionales con el club, es quedar en la historia. Sé que todos esos sentimientos, sensaciones y amistades, no me hubieran pasado nunca en el taxi".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)