Pablo Cupese

Los hijos de la victoria

  •  

JOSÉ MASTANDREA

Los entrenadores uruguayos gozan de buena salud. Guillermo Almada, el “Pep” celeste, sigue siendo el más destacado en el fútbol de Ecuador al frente del Barcelona de Guayaquil, y fue el primero en clasificar a la segunda fase de la Copa Libertadores.

Alfredo Arias está haciendo camino al andar al frente de Emelec, y logró imponer su estilo de fútbol atildado y bien jugado.

En los clásicos del fútbol argentino, hubo dos grandes ganadores: Diego Aguirre con San Lorenzo ante Huracán, y Paolo Montero con su Rosario Central frente a Newell’s, en uno de los duelos más calientes del fútbol de la vecina orilla.

Gustavo Matosas levantó a Cerro Porteño y sumó su segunda victoria al hilo, y se metió en la conversación.

Son entrenadores uruguayos, destacados, que llevan la grifa en el orillo y dejan en lo más alto el prestigio del fútbol celeste a donde vayan.

Claro, como todos, son hijos de los resultados, dependen de cómo le vaya a su equipo de turno, pero en las buenas y en las malas, dejan su impronta.

Eso es lo que vale, en definitiva. Que el estilo los diferencie de los demás.

Hoy están en boca de todos. Los triunfos muestran el trabajo que las derrotas no logran mostrar.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.