PEÑAROL

Todo el fútbol vino desde Punta del Este

El tándem Petryk-Nández fue incontrolable.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tuya y mía. El ala derecha fue lo mejor que dejó el triunfo aurinegro ante Rampla.

Aplaudan y no dejen de aplaudir. Lo merecen. Hernán Petryk y Nahitan Nández hicieron que los hinchas que se acercaron al Campeón del Siglo se saquen el frío rompiéndose las manos.

Fueron lo mejor de la cancha. Volvieron loco al sector izquierdo de Rampla Juniors, que terminó amonestado y jugando al límite.

Se entienden de memoria y se nota. No hace falta ni que se miren para pasarse la pelota. Sube Nahitan y ya sabe que Petryk pasó por afuera. El lateral se cierra y el volante retrocede y cubre su sector. Hacen todo bien.

Acierto total del entrenador para encontrar este tándem a comienzos de temporada. Afianzó a Nández como número ocho, su mejor versión que incluso le valió su regreso a la selección uruguaya, y le dio la chance a un Petryk que tan solo hacía fútbol con la Tercera División.

Aportan buen pie, entrega, ida y vuelta y como si fuera poco, gol.

El "Picapiedra" nunca le encontró la vuelta para siquiera molestar por ese sector. Mucho menos en el segundo tiempo, cuando se adelantó en la cancha y le dejó otros espacios a Peñarol.

Corazón.

Nahitan hace la diagonal y se saca dos rivales de encima. Entra al área, pero cuando va a rematar lo interceptan. Los hinchas reconocen la buena intención y lo aplauden. Sin embargo, lo mejor vendrá unos segundos después.

En esa misma incidencia, Rampla sale de contragolpe y agarra a Peñarol mal parado, pero antes de entrar al área, el aurinegro recupera la pelota. ¿Quién lo hizo? Nández. El volante nunca dejó de correr. Fue de una punta de la cancha a la otra sin parar. Pasó de casi convertir a cortar un ataque contrario. Desde la línea de cal, Leonardo Ramos se suma a los aplausos de la tribuna.

Presencia.

Marca, sube, toma confianza y hace la diagonal, pero además le agregó otro factor: el juego aéreo. Con el correr de los partidos, Petryk creció en ese sentido y no solo para defender. Va bien de arriba y hoy es una de las opciones más peligrosas que Peñarol maneja en cada pelota parada.

Orígenes.

No solo comparten el carril derecho, sino que también tienen dos cosas en común: son de Punta del Este y vistieron la camiseta de Atenas de San Carlos antes de desembarcar en Los Aromos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)