PEÑAROL

Un doble 5 versión 2016: Es la hora de Guzmán y Ángel

Llegaron hace un año como refuerzos top para conformar el doble cinco. Peñarol le ganó la pulseada a Nacional en las negociaciones y se terminó haciendo de los servicios de Guzmán Pereira y Ángel Rodríguez; pero nada salió como estaba planeado...

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fotos: Gerardo Pérez.

El pase de Nahitan Nández al fútbol italiano se cayó a último momento y el juvenil debió retornar al club. Guzmán se lesionó antes del comienzo de la temporada oficial y Tomás Costa ocupó su lugar.

Recién en la séptima fecha del Uruguayo Especial, ya eliminado de la Sudamericana, el mirasol pudo ponerlos juntos en cancha en la derrota 3-2 en Jardines ante Danubio y que decidió el fin del ciclo de Jorge Da Silva.

Después, apenas compartieron 28 minutos en el triunfo 4-1 ante Sud América y 10 contra Racing.

En el 2017, ya con Leonardo Ramos como entrenador, consolidó a Nández por derecha y se la jugó por el regreso de Marcel Novick a la mitad del terreno tras recuperarse de una rotura del tendón de Aquiles. El “Vikingo” formó dupla con Guzmán, otro que recuperó su mejor forma física y consiguió la continuidad que le faltaba.

Ángel quedó relegado y debió esperar su chance. Con Guzmán, en este primer semestre de año, solo compartió minutos en cuentagotas: 14 en el empate sin goles ante Boston River, 29 en la goleada 4-0 contra Sud América y 18 en el triunfo 3-1 frente a Racing.

Sin embargo, tras este mini-receso, todo cambió. Ramos sorprendió con el ingreso de Ángel por Novick y formó el doble cinco que Peñarol había soñado un año atrás con “Polilla” como DT y Juan Ahuntchain como Gerente Deportivo.

Fueron desde el vamos el pasado miércoles en el triunfo ante Wilstermann y dejaron una buena imagen a pesar de que Guzmán recibió una expulsión, mal sancionada por el árbitro peruano.

El técnico les reiteró la confianza y en el debut ante Fénix por el Intermedio, los sostuvo entre los titulares.

“Ellos dos fueron los motores del equipo. Quedé muy conforme”, reconoció “Leo”.

“Para este partido donde más hice hincapié fue en no dejarles espacios, que fue lo que más nos complicó en el partido que jugamos en Jardines, a los delanteros. En esa oportunidad desaprovechamos demasiado la posibilidad de tener la pelota y en ese sentido descuidamos a jugadores que eran importantísimos. Por eso hicimos hincapié en que los dos puntas de Fénix no tuvieran tiempos ni espacios para poder correr y eso obligó a nuestros volantes centrales, que jugaron un gran partido, a romper más adelante y recuperar la pelota más rápida para tocar a los costados”, agregó.

Guzmán y Ángel, un año después, jugaron por tercera vez juntos desde el vamos, la segunda de manera consecutiva. Se ganaron la confianza del DT y comienzan a darle rédito al club.

“Salió todo lo que habíamos trabajado: intentar jugar y al ritmo que nosotros queríamos. Manejamos bien los tiempos. Individualmente estuvimos todos en un gran nivel y por eso salió todo redondo. Ojalá podamos seguir por este camino porque nos merecemos una alegría”, señaló Pereira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)