TORNEO CLAUSURA

Casi una despedida

El tricolor fue muy superior a El Tanque Sisley, pero cayó  2-1 al haber carecido de efectividad ofensiva. Ramos puso en ventaja al fusionado, igualó el "Tata" González y un error de Rolín en los descuentos permitió al "Rayo Ramírez" anotar el 2-1.

Rodrigo Aguirre en acción durante el Nacional-El Tanque Sisley. Foto: Gerardo Pérez
Rodrigo Aguirre en acción durante el Nacional-El Tanque Sisley. Foto: Gerardo Pérez

Siempre existe una explicación para todo, porque hay causas y consecuencias. Hay causas de la derrota de Nacional o la victoria de El Tanque Sisley por 2-1 en el Parque Central, pero que quede claro que es difícil explicar que un equipo que disparó 22 veces al arco y generó 10 situaciones claras de gol perdió contra uno que hizo solo tres remates.

Varias cosas pueden criticársele a Nacional de lo mostrado ayer, pero seguro que una de ellas no es el juego. El tricolor monopolizó el manejo del balón, generó gran número de llegadas, metió un cabezazo de Silveira en el travesaño, avanzó con balón dominado, no tiró pelotazos, llegó por las bandas incorporando a sus laterales, probó de media distancia, puso pases entre líneas, fue paciente... Hizo todo para llegar al gol, pero falló casi sistemáticamente frente al arco rival. Y allí estuvo su pecado.

Hay dos puntos realmente criticables y en los que se deben buscar las explicaciones de la derrota, dejando de lado el error final de Alexis Rolín que ambientó el 2-1 al dejar de cara al gol a un rival muy veloz como Jonathan Ramírez.

El primero es la falta de eficacia. Si Nacional necesitó de 22 disparos para convertir un gol habla muy mal de la ofensiva. Y eso por contar solo los remates, pero hubo al menos tres llegadas más en las que Aguirre y Silveira se demoraron en sacar el disparo y fueron trabados.

El segundo punto tiene que ver con la decisión del técnico Martín Lasarte de sacar a Sebastián Fernández para poner a Silveira. Aquí la crítica es triple: porque “Papelito” era el mejor exponente del equipo; porque Aguirre y Viudez no merecieron permanecer los 90 minutos en cancha al haber jugado un muy mal partido; y porque el momento en que tomó la decisión de la variante era precisamente cuando Fernández estaba crecido en su nivel de juego. Él había generado el empate al pelear en el área una pelota que estaba perdida y habilitar al “Tata” González para que solo empujara el balón a la red, ya que no tenía oposición.

Lo demás, incluso la forma en que le convierten el segundo gol, no se puede criticar. Porque una vez más Lasarte se la jugó, puso línea de tres en el fondo y terminó con cinco atacantes: Bueno, Viudez, Silveira, Aguirre y Ligüera.

Tan grande fue la superioridad de Nacional que a este periodista le costó definir los puntajes para los futbolistas de El Tanque, ya que casi todos se dedicaron a defender y fueron superados. Se podrá decir: ¿cómo fueron superados si les anotaron solo un gol? Y ahí volvemos a la explicación de la ineficacia.

Para El Tanque fueron tres puntazos pensando en la permanencia. Para Nacional fue prácticamente el adiós al Clausura y a la Tabla Anual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)