DE VOLEA

Defensor, el tercer grande

Que Nacional y Peñarol son grandes no hay discusión alguna. Por gente, por títulos locales e internacionales e incluso por los jugadores que han formado están despegados del resto. Pero aunque no sea necesaria la búsqueda de un tercer grande, Uruguay lo tiene: Defensor Sporting.

La grandeza no solo debe medirse en convocatoria, en cantidad de campeonatos o en infraestructura. También debe medirse por el peso de la camiseta y en ese sentido el de la violeta es innegable.

Solo así se explica una hazaña como la del sábado en el Campeón del Siglo, cuando le ganó a Peñarol 3-2 jugando durante al menos la última media hora con dos futbolistas menos, lapso en el que además le marcó un gol para ponerse 3-1. La grandeza en el fútbol, en definitiva, no es más que el respeto ganado a través de la convicción de que el rival de turno no va a vencer simplemente por cómo se llame, por sus colores o por meter mucha gente en su estadio.

La grandeza se logra a través de hechos heroicos, de plantarse firme ante la adversidad y salir airoso y de no temerle a nada ni a nadie. Defensor reúne todo esos atributos porque le ganó a los dos grandes en el mismo semestre, de la misma forma (luego de empezar perdiendo para voltear el marcador) y en partidos de idénticas características, en los que solo le servía triunfar para aspirar al título.

Nacional fue la víctima en el Apertura y Peñarol en el Intermedio. A los dos les bastaba el empate para dejar al violeta afuera de carrera. Y no pudieron. Eso no los hace más pequeños, pero sí convierte a Defensor Sporting en grande.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)