EN EL NASAZZI

Con el corazón violeta

Defensor Sporting ganó un partido chivo y complicado ante un Boston River que le jugó de igual a igual

En el Nasazzi. Agustín Nadruz cuida la pelota ante la marca y asedio de Matías Cabrera en el duelo entre Boston River y Defensor Sporting. Foto: Ariel Colmegna
En el Nasazzi. Agustín Nadruz cuida la pelota ante la marca y asedio de Matías Cabrera en el duelo entre Boston River y Defensor Sporting. Foto: Ariel Colmegna

El tiempo pasaba y el gol no llegaba. La Banda Marley no paraba de alentar y el equipo dejaba todo en la cancha hasta que Matías Cabrera hizo estallar las gargantas violetas con un remate cruzado para anotar el único tanto de la tarde.

Con esa conquista, Defensor Sporting ganó un durísimo partido ante un rival que no le facilitó absolutamente nada y que durante los 90 minutos le jugó de igual a igual y hasta con varias chances de convertirle algún gol.

En una cancha complicada, en la que la pelota picaba para cualquier lado y el fútbol por abajo brilló por su ausencia dado el estado del campo del Estadio José Nasazzi, los dos se vieron en desventaja para plasmar su idea.

De todas maneras, Boston River hizo mejor las cosas en la primera parte y con la movilidad de Dudú y la exigencia de Federico Rodríguez en ofensiva, generó algunas situaciones en las que Guillermo Reyes evitó el gol rojiverde.

Pero con el paso de los minutos, el equipo de Eduardo Acevedo se fue encontrando con su juego y Gonzalo Carneiro y Facundo Castro empezaron a exigir a la zaga rival.

De todas maneras, el gol no aparecía por ningún lado hasta que en el complemento, la visita se fue con todo arriba.

Defensor Sporting mejoró, el empuje de su gente lo llevó a irse arriba en busca del resultado y de a poco el violeta fue generando mucho peligro sobre el arco de un Adrián Berbia que comenzaba a transformarse en figura.

Mientras tanto, Boston River tenía en Dudú al más peligroso en el ataque. Al brasileño solo lo podían parar con faltas y tuvo un duelo aparte con Nicolás Correa, quien debió irse por doble amonestación, pero el árbitro Gustavo Tejera solo le mostró una amarilla al zaguero violeta.

Los minutos pasaban y el equipo de Acevedo continuaba generando peligro. Con cambios ofensivos, decidido a ganar el encuentro, el técnico no falló. Primero mandó a Cecilio Waterman a la cancha, luego de Juan Manuel Boselli, de gran ingreso, y por último a Facundo Milán.

A los 88’, cuando se moría el partido y también la ilusión violeta, apareció Matías Cabrera para sacar desde afuera del área un remate cruzado que se metió contra el palo derecho del arco de Berbia.

Boston River sintió el golpe, pero se fue a buscar el empate. Dudú vio una roja exagerada y el local perdió a una figura.

Defensor Sporting empujó, jugó y lo ganó con el corazón para seguir en lo más alto de la Tabla Anual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)