EL ANÁLISIS

El Colegio le sigue errando

No me gusta ser mal pensado; de hecho siempre he elegido el camino de buscar el lado positivo de las cosas, pero en este caso debo admitir que no lo encuentro. ¿Fue un error nombrar como árbitro asistente para el partido decisivo entre Peñarol y Plaza Colonia a Marcelo De León? No; fue un horror.

Se podrá argumentar que ha tenido grandes actuaciones y que se trata de un premio, pero parece que pensaron en el profesional y no en la persona.

De León es, nada menos, que el presidente de la gremial que amenazó en un comunicado con llevar a la Justicia a los dirigentes cuyas manifestaciones agraviaran a los árbitros. Y en primer lugar están los de Peñarol.

Entonces, parece que hubiera sido hecho a propósito en el marco de de una guerra de guerrillas. Lo que no tuvo en cuenta el Colegio es que, en el medio de todo esto, quedó el presidente de la AUF, Wilmar Valdez, a quien la institución aurinegra acaba de quitarle la confianza.

Si la nominación de De León no fue a propósito, hace bien el Ejecutivo en tener previsto cambiar el Colegio de Árbitros: ya sea por los errores cometidos o bien por minar la AUF.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)