ELIMINATORIAS

La charla de Messi con Benedetto y la decisión del "10" con Mascherano

La selección argentina tuvo un entrenamiento especial este viernes en Ezeiza, con la presencia del presidente de la AFA y con los jugadores afectados por el empate contra Perú en La Bombonera.

Lionel Messi y Javier Mascherano en el entrenamiento de la selección argentina. Foto: AFP
Lionel Messi y Javier Mascherano en el entrenamiento de la selección argentina. Foto: AFP

Sentado sobre un cartel de publicidad, su mano derecha recorría cada centímetro de su barba. Durante varios minutos, Lionel Messi conversaba con Darío Benedetto. Si es posible imaginar una charla, sin dudas que en escena aparecería la jugada en la que el delantero de Boca no pudo definir ante Pedro Gallese y el rosarino pegó la pelota en el palo en el rebote. O ese centro que el astro de Barcelona depositó en la cabeza de Pipa en el cierre del primer tiempo y finalizó arriba del travesaño. O por qué no la asistencia de Messi cuando promediaba el segundo tiempo que Benedetto tampoco consiguió definir de zurda otra vez ante Gallese, la gran figura del empate contra Perú. Al menos durante estas horas, difícilmente los protagonistas puedan quitarse esos recuerdos de sus cabezas. Fue una de las imágenes que dejó el entrenamiento del seleccionado en lo que podría considerarse el día 1 de 5: de aquí hasta el martes, la primera de las jornadas en las que en este país difícilmente se quite el foco en relación al tortuoso camino al Mundial de Rusia 2018.

Durante estos días se habló de sociedades en el seleccionado argentino. Lo intentó el entrenador Jorge Sampaoli dentro del campo de juego. Frente a Perú se logró a cuentagotas y abundaron la impaciencia y la impotencia a la hora de definir. No obstante, hoy en Ezeiza se pudo ver a Messi la mayor parte del tiempo con su socio de siempre, Javier Mascherano. Juntos, trotaron alrededor de una de las canchas del predio de la AFA en compañía de Lionel Scaloni, uno de los ayudantes del entrenador. Los futbolistas que jugaron ayer hicieron trabajos regenerativos. Mascherano había encendido las alarmas por una molestia cuando se tomó la parte posterior de la pierna derecha sobre el final del encuentro ante Perú. Pero hoy no tuvo impedimentos para moverse a la par de sus compañeros.

Si bien la selección trabajó durante toda la semana bajo un absoluto hermetismo, hoy los medios de comunicación tuvieron la posibilidad de ver a los futbolistas argentinos entrenando apenas a diez metros del lugar asignado para la prensa. Mientras Messi y compañía trotaban en una de las canchas del fondo del predio bajo las órdenes del profesor Jorge Desio, en otro terreno de juego Sampaoli ordenó un encuentro con los jugadores que ayer no fueron titulares salvo Ángel Di María. El volante del PSG formó parte de un elenco en el que estaban, entre otros, Mauro Icardi, Paulo Dybala, Enzo Pérez, Pablo Pérez, Milton Casco, Leandro Paredes y Eduardo Salvio. Del otro lado, se destacaron las presencias de Agustín Marchesín, Federico Fazio y Emanuel Mammana acompañados por los habituales sparrings del Sub 20.

Tras el entrenamiento matutino el plantel quedó licenciado -de manera optativa- hasta el sábado por la mañana, cuando volverán a practicar desde las 10.30. Los futbolistas que lo deseen podrán quedarse en el predio de Ezeiza. Javier Mascherano y Lionel Messi se quedarán en el predio.

Por su parte, también pudo observarse al presidente de la AFA, Claudio Tapia, conversando en una de las canchas con Sampaoli y Sebastián Beccacece. Anoche un grupo de delincuentes ingresó en la casa de Tapia mientras se disputaba el partido entre la Argentina y Perú, en la Bombonera. Los delincuentes ingresaron al domicilio por una ventana ubicada al lado de la puerta principal y revisaron todas las habitaciones. Se llevaron 20 mil pesos y algunas prendas de vestir. El máximo dirigente de la AFA y su familia estaban en el estadio, por lo que los ladrones aprovecharon que la vivienda familiar estaba vacía.

En tanto, Fernando Gago será operado la semana que viene. El volante de Boca duró apenas siete minutos en la cancha y tuvo que ser reemplazado por Enzo Pérez. Tras el empate ante Perú se conoció que sufrió la ruptura del ligamento cruzado anterior y ligamento lateral interno de su rodilla derecha. Dentro del predio de Ezeiza se dejó entrever que Sampaoli no convocará a nadie para reemplazarlo.

En uno de los momentos de mayor incertidumbre en la historia del seleccionado nacional, los fantasmas seguirán revoloteando en Ezeiza hasta que la Argentina tome un avión con destino a Guayaquil, el próximo domingo a las 15 horas (el arribo está previsto para las 20). En esa ciudad entrenarán el lunes en el predio de Emelec a las 18.30. Allí mismo, Sampaoli brindará una conferencia de prensa. Para evitar los efectos adversos de los 2.850 metros sobre el nivel del mar, el plantel argentino se trasladará a Quito el martes, apenas un puñado de horas antes del cruce pautado para las 20.30. A esas alturas el equipo albiceleste estará transitando el día 5 de 5 en la búsqueda del milagro. Por ahora, lleva adelante como puede un primer día plagado de interrogantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)