PEÑAROL

Ahora sí: la casa está en orden

En 2017, el aurinegro aumentó notoriamente la cosecha de puntos en su flamante estadio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: archivo El País.

Se acabaron los murmullos y las especulaciones. Peñarol hoy se hace fuerte en el Campeón del Siglo y le saca provecho. No es un terreno inexpugnable, pero sí un reducto donde ya hace pesar su localía.

Como Nacional cuando reinauguró el Gran Parque Central hace 12 años atrás, le costó la adaptación en su primera temporada, pero ahora los números son totalmente diferentes y le hacen un guiño.

En 2016 Peñarol jugó 11 partidos: nueve a nivel local, uno por Libertadores y otro por Sudamericana. En total ganó cinco partidos, empató dos y perdió cuatro. Sumó apenas la mitad de los puntos en disputa: 17 de 33 unidades (51%). Asimismo, terminó con saldo +1: marcó 14 goles y le anotaron en 13 ocasiones.

En 2017, la historia cambia. El aurinegro disputó un total de 13 encuentros: 10 por el Campeonato Uruguayo y tres por la Libertadores. Ganó nueve juegos, empató dos y apenas perdió dos: ante Palmeiras por la Copa y contra Cerro en el Apertura. En resumen, consiguió 29 puntos de 39 posibles, es decir, el 74%.

Además, mejoró considerablemente en el goleo: marcó 31 veces y le anotaron 11, para un saldo de +20.

“Aquí viviremos, de ahora en más, momentos inolvidables. Pero lo que no sabemos es cuándo y cómo se darán las hazañas del futuro. No sabemos en qué minuto un gol increíble nos va a hacer llorar de alegría y abrazarnos con los que están y los que no. Lo que sí sabemos, es que va a ser acá, en nuestro estadio, hecho por nuestra gente para los manyas que vendrán”, dijo Juan Pedro Damiani hace un año en su inauguración.

“Es nuestra casa. Un lugar de encuentro con los nuestros. Con aquellos con los que compartimos una misma pasión y religión. Con quienes nos estrechamos en un abrazo de gol y podemos entendernos con un simple gesto. Pero asimismo, deseamos que sea un lugar de encuentro y de paz”, agregó.

Como señaló el presidente, no hay certezas de cuándo se escribirán las páginas de gloria en el CDS, pero lo cierto es que hoy ya no se habla de karmas. El equipo se siente cómodo, el hincha también y los números están a la vista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)