Wanderers

Blanco es historia pura

El "Chapa" está feliz: superó el record de Chelle y es el goleador histórico de los bohemios

Foto: Archivo El País
Blanco celebra uno de sus goles. Foto: Archivo El País

Estoy muy contento. Y tranquilo. Con la satisfacción de haber conseguido este objetivo que se fue dando, pero cuando se transformó en algo real y posible me tuvo un poco ansioso”, contó Sergio Blanco, que el domingo se despachó con tres goles frente a Juventud y se convirtió en el goleador histórico de Wanderers, el equipo que ama. “Cuando me fui dando cuenta y sentía lo de los hinchas y los compañeros, tenía muchas ganas de lograrlo”.

En el 2005 hizo 21 goles, fue el año en que más convirtió. Y aunque tiene en la mente todos los 105 goles con los que superó el récord que ostentaba Óscar Chelle, se queda con el segundo del domingo. “Fue el más importante porque llegué al récord. El 104 fue el que más se hizo esperar. Fue lindo, pero sobre todo el más importante. Como lindos hubo algunos de chilena y otros de afuera del área. Los disfruto todos por igual”.

Tras el partido recibió muchos abrazos de esos que quedan para siempre. Del “Cani”, el utilero, de sus compañeros, y de los técnicos. “Cuando hice el segundo gol ya sentía la tribuna. Los cantos, los gritos, los disfruté mucho y no lo voy a olvidar. Creo que el hincha también lo disfrutó”, contó emocionado.

Sus goles contribuyeron para conseguir clasificar a la Copa Libertadores, el gran objetivo bohemio. “Fue un mérito grupal y una meta de todo el club que nos propusimos desde el principio”. Blanco termina su contrato y entiende que al convertirse en goleador histórico se saca de arriba una mochila y también se la saca a los directivos. “Con el tercer gol todos nos sacamos la presión para decidir lo que venga tranquilos. Si yo no hubiera hecho los goles capaz que para los dirigentes era una presión dejarme. Y también para mí si tenía posibilidad de irme. Nos liberamos las dos partes”, aclaró.

El “Chapa” tiene dos grandes hinchas: su madre y su abuela Chiquita. Pero el domingo se habían quedado cuidando a Ignacio, el menor de los hijos del goleador, porque Joaquín el mayor, que defiende a Uruguay Universitario, jugaba la final del Metropolitano. Tiene 11 años, es delantero y muy parecido a su padre. “Es un gran orgullo para mí, además pidió la 11 para jugar. Está bueno ir a verlo, siento lo que seguramente sentía mi madre cuando me llevaba por todas las canchas”.


mas "Chapa"

Hoy no se arrepiente de haber desechado ofertas

Varias veces desechó ofertas por seguir en el club o quiso volver cuando Wanderers  estaba complicado. Hoy siente que dejar pasar tanta plata,  valió la pena.

“Jugué todos los partidos y no me lesioné. Me siento bien y voy a seguir jugando, en Wanderers o en otro club. Lo tengo claro”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)