españa

¡Pichichi!

El salteño hizo tres goles, regaló otros dos y se convirtió en el máximo anotador de la Liga española.

  •  
J. ALDEA/ Á. ASTEGGIANTElun ene 18 2016 04:05

Con los compañeros bromeábamos sobre los goles que estaba errando en los últimos partidos. Eran los típicos que cuando estás en racha los metés”. Sonriente y satisfecho, Luis Suárez contestaba así a la prensa nada más terminar el partido, como el gran protagonista del mismo.

Bajo sus brazos sostenía la pelota con la que acababa de anotar un hat-trick al Athletic de Bilbao, que le sirvió para convertirse en el “Pichichi” de la Liga española, es decir, el máximo goleador del torneo. “Pichichi” era el apodo por el que se conocía a Rafael Moreno Aranzadi, jugador legendario del Athletic Club de Bilbao en la primera década del siglo XX que se destacó por su capacidad anotadora cuando la Liga no existía aún. Hoy le da el nombre al máximo goleador del torneo, un trofeo que entrega cada año el diario Marca. Dedicó el trofeo a su esposa y sus hijos, mientras señalaba la zona del Camp Nou desde la cual siempre lo acompañan.

El salteño tuvo incidencia directa en cinco de los seis goles con los que el Barcelona arrasó al Athletic (6-0). Apenas tardó tres minutos en ganar la posición al zaguero rival y provocar un penal que además sirvió para que la visita perdiera un jugador casi de inicio, ya que el golero Gorka Iraizoz fue expulsado por su derribo. A la media hora de juego, Suárez volvió a recibir una pelota en carrera, levantó la vista y supo esperar y resistir, mientras era rodeado por jugadores vascos, hasta que Neymar estuvo perfectamente habilitado y lo asistió con un pase milimétrico para que el brasileño definiera el 2-0 levantando la pelota con clase.

Después, ya en la segunda mitad, llegaron sus tres goles, con los que ascendió a 18 y quedó sólo en la tabla de artilleros, por delante de Neymar (17), Cristiano y Benzema (16) y Bale (13). Messi lleva algo de retraso este año en la tabla por los dos meses que estuvo lesionado. El efecto de la lesión del argentino se aprecia también en el registro que lleva la “MSN” en la presente temporada, en el cual el salteño aventaja a Messi y Neymar en 10 tantos. El temido tridente lleva, en esta campaña 2015/16, 67 goles contando todas las competiciones disputadas. El reparto es el siguiente: Suárez 29, Messi 19 y Neymar 19.

Otro dato que revela el nivel ascendente que sigue tomando el salteño es que ayer, a mitad de temporada, ya logró superar los 17 goles en Liga con los que terminó su primer año. Si no le perdonan el partido de sanción que le queda en la Copa del Rey, no podrá participar el miércoles en la ida de cuartos, ante el mismo rival. Seguro que los vascos lo agradecerían.

Primero: cara a cara con el arquero y definición sutil.

Luego de haber generado el penal que derivó en el gol de Lionel Messi y haber asistido a Neymar en el segundo, llegó el tanto más esperado: el de “Lucho” Suárez. A los 47’, el uruguayo se desprendió de los defensores y tomó una pelota filtrada por el propio Neymar. Ante la desesperada salida del arquero, abrió el pie y la colocó al segundo palo para delirio de todo el Camp Nou.

Segundo: más atento que todos, un tanto bien de goleador.

Iban 68 minutos y el Barcelona ya ganaba 4 a 0, pero por lo que se veía en la cancha, daba la sensación de que esa diferencia podía ser ampliada en cualquier momento. Y fue lo que sucedió. El turco Arda Turan puso la pelota en el área y Luis Suárez sacó a relucir su manual de goleador. Picó en diagonal, la bajó de pecho, punteó la pelota y dejó a medio camino al arquero.

Tercero: un salto perfecto y un cabezazo mucho mejor.

A los 82 minutos, Barcelona selló la goleada por 6 a 0. Sergio Busquets llegó hasta la última línea y Suárez retrocedió unos pasos. Se quedó en el borde del área chica y se alejó de los rivales. La pelota llegó a donde él estaba ubicado. Saltó solo y más que el resto, quedó suspendido en el aire y con la cabeza le cambió la dirección al balón que terminó metiéndose en el palo más lejano del arquero.

Messi pasó de la gloria a los nervios.

Todo había comenzado de la mejor manera para el crack argentino. Antes del comienzo del encuentro, ingresó a la cancha con el Balón de Oro, el quinto que ganó en su carrera. Recibió la ovación de los fanáticos y colocó el premio para la foto junto al resto de sus compañeros. Como si fuera poco, marcó el primer tanto del partido con un tiro penal. Sin embargo, para el inicio del complemento los murmullos inundaron el Camp Nou. Es que la “Pulga” debió abandonar el campo de juego por problemas musculares. Se trata de un incoveniente en los isquiotibiales, pero que no sería preocupante.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.