PEÑAROL

Si lo atacan, gana sin complicarse

Superó a los equipos de arriba sin estresarse, pero sufrió con los de abajo; ojo: mañana recibe a Plaza.

Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Si lo atacan, gana sin complicarse. Si lo esperan y se meten atrás, le cuesta mucho más abrir los partidos. Una radiografía llamativa de este Peñarol, pero que se justifica también con el planteo que hace este equipo. Con los jugadores rápidos que “Leo” Ramos pone por afuera, más el peso ofensivo que encontró en sus delanteros, y sostenido en la solidez defensiva, está claro que si tienen espacios pueden sacar mucha más ventaja. Por lo general, salvo raras excepciones, los que más se animan a buscarlo son los que apuntan a los primeros puestos.

En la primera fecha, goleó a El Tanque por 4-0 pero lo cierto es que el partido le costó mucho más que lo que mostró el resultado. Se encontró con un gol de arranque y después de un flojo primer tiempo, recién pudo liquidarlo en el complemento con los que saltaron desde el banco. En la segunda, tercera y cuarta fecha superó a Liverpool, Boston River y Wanderers con lo justo (2-1, 1-0 y 2-0 respectivamente). De hecho, todos esos goles recién pudo marcarlos en los segundos tiempos tras no encontrar los caminos para llegar a la apertura.

Ya en la quinta jornada, ante Nacional, ganó con cierta tranquilidad. Si bien fue por 2-0 y ambos goles también fueron en el complemento, Peñarol terminó siendo bastante más en la cancha. Se lo notó mucho más entero ya que justamente aprovechó esos espacios que le dejaron. Luego, ante Fénix y Rampla (fechas seis y siete), lo liquidó rápidamente. Se puso en ventaja en los primeros tiempos y después terminó goleando.

En la octava, contra Defensor, pegó primero. Luego el violeta se quedó con dos hombres menos, pero (con lo que podía) buscó poner en aprietos al rival. Sin embargo, Peñarol aprovechó la diferencia numérica en la cancha, los espacios, y lo liquidó.

En la novena y décima jornada, tuvo dos de los partidos más chivos: IASA y Juventud, dos que pelean por quedarse en Primera. No contó con la profundidad que venía teniendo en los anteriores encuentros, pero lo ganó sobre el cierre de ambos cotejos con el peso de sus individualidades.

En la undécima fecha, Danubio salió a hacerle frente y le costó caro. El aurinegro ganó 2-0 y pudo hacerlo por más.

Ojo: ahora se viene Plaza. Un rival que si bien necesita los puntos, va a ir al CDS a esperar y contragolpear.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)