SELECCIÓN

"Sabemos los jugadores que tenemos arriba y que no les llegue limpia te hace dudar"

Carlos Sánchez fue un nuevo invitado en el programa U-RU-GUAYO de DirecTV, en el cual habló de su momento en la selección y su llegada, la mala salida de River por las malas relaciones con Ramón Díaz y Francescoli, el peor momento de su carrera y dónde le gustaría retirarse. 

Carlos Sánchez en la entrevista con U-RU-GUAYO. Foto: DirecTV
Carlos Sánchez en la entrevista con U-RU-GUAYO. Foto: DirecTV

Una historia que es diferente a la de todas con Uruguay, porque llegás maduro. ¿Es diferente a la de la mayoría no?

“Es un proceso diferente; soy un privilegiado y cada vez que me toca venir es un orgullo y lo disfruto. Sé lo que me costó y lo que trabajé para llegar acá, entonces es lindo disfrutar este momento y estar disfrutando de una selección no es para cualquiera. Es una clara imagen de que nunca hay que bajar los brazos, de que si las posibilidades están y que, si andás bien y no estás en el proceso, las posibilidades te las pueden dar igual. Así que es un claro ejemplo de que no hay que darse por vencido de la selección, porque en cualquier momento si estás bien en tu club la selección te puede estar viendo y llamando cuando te necesite”.

¿Cuándo sentiste que te estaban mirando?

“Fue algo muy loco. En 2014, en el club que me iba bien, me volví loco y me preguntaba por qué no me llegaba el momento de la selección. En un partido por la Sudamericana, Mario Rebollo me dijo: 'Mirá que te estamos mirando y podés estar en la próxima lista'. Fue como un alivio a toda esa ansiedad que uno traía, que el equipo andaba bien y que uno se podía mostrar y que llegue ese mensaje fue una tranquilidad de que estaba haciendo las cosas bien y que tenía que seguir reafirmando el momento que estaba pasando”.

¿Cómo pasa por tu cabeza pensar que hay siete u ocho volantes en la selección para el Mundial?

“Es difícil pensar en qué lugar vamos en el Mundial, sería medio loco decir 'yo voy a ir', porque queda bastante. Siempre uno se pone la ficha de poder ir y siempre se sueña con ir a un Mundial. Sé que en el proceso hice unas buenas Eliminatorias, me siento contento y la responsabilidad que asumí la tomé de la mejor manera y traté de sacar lo mejor de mí adentro de la cancha. Si llego a estar en una lista mundialista sería coronar una carrera mía inolvidable. Un Mundial sería la frutilla de la torta. No me considero exitoso, pero sí he hecho una buena carrera y estar en un Mundial para cualquier jugador es lo máximo, siempre con la expectativa de poder estar. Y si toca no estar trataremos de apoyar desde donde estemos, aunque quede afuera”.

¿Qué sentís cuando se dice que a Uruguay le falta elaboración de juego y que Suárez y Cavani no reciben el mismo juego que en sus clubes? ¿Esa crítica vos la sentís que te afecta en tu juego?

“Te da una responsabilidad mayor porque sabemos los jugadores que tenemos arriba y que no les llegue una pelota limpia la verdad que —como a cualquiera de los volantes— te hace dudar o pensar si te equivocás en los caminos que tenés que agarrar para que la pelota les llegue limpia. A veces no nos animamos por miedo o por no querer a arriesgar de más, porque jugadores hay. Varios juegan en Europa, lo hacen bien en sus clubes y no es algo que se olvida. A veces por temor o querer equivocarte menos no jugás al fútbol como querés jugarlo y yo creo que hay que animarse un poco más, porque la confianza está”.

"Sabemos los jugadores que tenemos arriba y que no les llegue una pelota limpia te hace dudar si te equivocás"

Foto: Reuters
Carlos SánchezSobre el juego de la selección.

¿Los pibes nuevos, Valverde, Bentancur, Nandez, ya en la práctica ves que tienen condiciones?

“Sí, ya los ves diferentes. Yo vi a Bentancur jugar el otro día y dije: este tiene 100 partidos de Eliminatorias y era el primero que jugaba. Son diferentes, mismo Valverde, se adaptaron muy bien al grupo y que el grupo les da confianza para que ellos puedan mostrarse adentro de la cancha”.

“En mi casa no había para cenar; un vaso de leche, un pedazo de pan y a la cama”.

“Todo fue difícil para mí de niño. En mi casa no tenía un regalo para mi cumpleaños; llegaba Reyes y no tenías un regalo específico para vos sino para todos los hermanos. Por ejemplo, somos muchos hermanos, cinco varones entonces nos regalaban una pelota para los cinco. Llegar a la noche y no tener un plato de comida no era fácil al contrario era lo más difícil. No era regular el tema de la comida, o comías al mediodía o comías a la noche. De tarde como en la escuela se manejaba con el comedor comíamos todos los días la merienda pero a la noche no alcanzaba para todos, era un vaso de leche, un pedacito de pan y a la cama. Somos 10 hermanos y aunque no siempre vivimos juntos los 10 porque tenemos somos de diferentes generaciones pero si éramos seis o siete viviendo juntos; tiene cosas muy buenas y nos llevábamos muy bien. Tuve que empezar a trabajar de chico, me iba a probar a clubes del barrio como Liverpool, Fénix o Cerro en mi bicicleta y de tarde volvía y ayudaba al panadero a repartir pan. Mi padre nos abandonó y me hizo mucha falta, nunca tuve quien me acompañara a un partido de baby fútbol, siempre hice todo solo. Yo como padre todo lo contrario, los acompaño a todos lados, me los llevo a la práctica y cuando termino de entrenar me quedo jugando con ellos mucho rato. Me gusta compartir con ellos las actividades”.

"Mi padre nos abandonó y me hizo mucha falta. Yo como padre todo lo contrario, los acompaño a todos lados".

Carlos Sánchez. Foto: @patosanz_20
Carlos SánchezEn entrevista con DirecTV

¿Con Suárez pegaste buena onda?

“Suárez es un jugador que motiva, ayuda y es importante para los que vienen más que nada, porque cuesta bastante y que una figura así te de la mano y te lleve al lado de él y te diga: jugá que acá jugás tranquilo y con confianza, se hace mucho más fácil todo. Es difícil ser Suárez y ver cómo uno se pone en la piel de él y se pregunta cómo puede aguantar. A veces hay una fila de 500 personas solo para verlo a él y la verdad es que es bastante difícil”.

¿Cuándo a Nico (De la Cruz) le toco errar un penal importante, cómo te metés como hermano y como futbolero?

“En realidad, dejé pasar unos días y le dije que son decisiones que uno toma, a veces erradas y a veces acierta y son decisiones que vos tomaste, no te eches en cara sino que tuviste la responsabilidad que no es fácil. Lo asumió muy bien y salió adelante, porque a veces este tipo de situaciones golpean muy fuerte”.

¿Te enojaste cuando el Maestro tomo la decisión de que no jugaras la final con Monterrey?

“Fue difícil, el Maestro siempre se guió por cumplir siempre las reglas a rajatabla, no salirse del libreto, siempre fue correcto. Para mí fue algo de Monterrey, porque Monterrey con otros jugadores pidieron una prórroga para que los jugadores se presenten después. Mismo con el entrenador de Colombia y él no tuvo ningún problema. Yo lo llamé de Monterrey a Tabárez y él me dijo: yo siempre cumplí de esta manera, jugadores que se han perdido finales por ascender o por salir campeón, pero yo siempre fui igual y la verdad que lamento por vos pero siempre cumplí mis reglas… Eso me golpeó bastante y yo no entendía por qué. Después conociendo al maestro, ahí entendí más. Otros compañeros me explicaron que el maestro, tal jugador y tal jugador jugaron finales por ascender o jugar finales y por estar citado por el maestro no pudieron jugar”.

Ramon Diaz: ¿te quedó una mala sensación?

“De Ramón Díaz me quedó una muy mala sensación. No fue la forma de irme de River; para mí él se portó mal porque nunca me dijo: quiero que te vayas a préstamo. Fueron los dirigentes los que me dijeron y fue de un día para el otro. Él fue sincero y me dijo: 'voy a traer un 8 para que juegue en tu lugar, quiero competencia sana, pero el que va a estar mejor va a jugar'. Yo lo acepté, trabajé, hice pretemporada y cuando llegó el momento no entendía nada, porque él me había dicho que me iba a utilizar. Y no entendí por qué no fue de frente conmigo. Hoy no tengo ninguna relación con él”.

“De Ramón Díaz me quedó una muy mala sensación. Para mí él se portó mal".

Carlos Sánchez tuvo una temporada de ensueño en River Plate. Foto: AFP
Carlos SánchezSobre su primera salida de River

¿Cómo fue Enzo (Francescoli) contigo antes de irte a Monterrey?

“Enzo siempre me llevé muy bien, a lo último no fue muy a favor mío y lo sentí porque no se puso en mi lugar con la situación que estaba viviendo. Él obviamente porque tiene una posición de dirigente y tiene que pelear por River. Sentí que él estaba aislado. Públicamente, yo esperaba otro respaldo y él siempre estaba tratando de defender sus intereses por parte de River y lo sentí muy raro al final. Faltó una charla con él, pero no creo que a futuro la tenga. Si un día me llama River para volver, no sé si tengo ganas de volver. No me fui enojado, me fui de la mejor manera, no me fui agradeciendo a la gente en el Monumental, me hubiese gustado eso, pero no se dio así".

¿Tu señora qué tan importante fue en tu carrera?

“Mi señora fue decisiva para no dejar el fútbol. Yo me lastimé los ligamientos cruzados y estuve casi 2 años para recuperarme, porque no podía recuperarme, la pasaba mal, fue difícil y raro. Yo teniendo cuatro meses de recuperación, cambia el cuerpo técnico con cuerpo médico de Liverpool y me hacen hacer de nuevo la recuperación de cero y ahí perdí bastante porque me dijeron que no estaba haciéndolo de la mejor manera para recuperarme rápido y ahí salió ella porque yo no quería más nada. El apoyo fue constante, siempre atrás mío, siempre tratando de que salga adelante, que no me bajonee, que son cosas que les pasan a los jugadores y siempre los dos juntos tratando de salir adelante en esta situación que para mí fue lo peor que me paso en mí carrera”.

"Mi señora fue decisiva para no dejar el fútbol en el peor peor momento de mí carrera".

Carlos Sánchez en la presentación en su nuevo equipo: Monterrey. Foto: Twitter
Carlos SánchezEl apoyo de su esposa cuando se lesionó en Liverpool

¿De Liverpool qué te acordas? ¿Te quedaste con amigos?

"A Palma siempre lo saludo cuando voy a la cancha. Antes de irme a Puebla, vine a entrenar a Liverpool y me abrieron las puertas sin problemas".

¿Sos de Liverpool o sos de algún “grande”?

“Yo soy de un grande, de chico fui de Peñarol y ahora es un poco. Antes estaba pendiente de cuando jugaba Peñarol, ahora es fútbol uruguayo en todo. Es algo que el fanatismo se fue yendo pero si gana Peñarol me alegra y, como mi señora es de Nacional, competimos. Antes de retirarme me gustaría jugar en Liverpool por todas las cosas que viví y en agradecimiento a todo lo que me dieron. Pero… si me llaman de Peñarol, ¿por qué no?”.

"Me gustaría jugar en Liverpool en agradecimiento. Pero si me llaman de Peñarol, ¿por qué no?”.

Carlos Sánchez festeja su primer gol con la Celeste
Carlos SánchezSobre el momento de retirarse

"En River viví lo mejor y lo peor del club”

“Me toco lo más malo y lo bueno de River. La B fue fuerte y duro. Es bravísimo, le costó a Independiente también, son divisionales que cuando enfrentan a un grande se potencian y jugás presionado en que tenés que subir. Y con la presión de que tenés que subir y como el equipo rival se potencia entonces era el doble mérito del triunfo. La primera rueda con River en la B, fue muy buena, ahí fue donde hicimos el colchón de puntos que nos sirvió para ascender, pero después terminó todo muy parejo”.

Superar el 2015 en lo individual y lo colectivo es difícil. ¿Es el año de tu carrera?

“Superar el 2015... no habrá otro año como el que tuve. Fue un año increíble y como se venía dando todo, fue muy lindo vivirlo. Empecé en el 2014 ganando una Sudamericana después de tanto tiempo y estar citado en la selección también, fue algo muy lindo que me tocó vivir. La misma imagen que tengo del 2015, la hace Paulinho. Yo entraba al área, me tocaba una, no sé cómo lo hacía y pero era gol”.

¿Tu salida de River a México quedo como una situación no muy resuelta y no te la hicieron fácil?

A mí me dolió la salida del Club, me dolió lo que hicieron los dirigentes. Cuando yo llegué, justo llegó la contratación de Pisculichi y creo que llegaba alguno más que no me acuerdo... y le hicieron contrato de tres años y a mí de uno año y medio. Entonces no entendí la diferencia de uno a otro y por qué en ese momento no confiaron en mí. A mí me dolió eso, en 2014 cuando yo llegué, después de Puebla no confiaron en mí. Después empiezo con mi buen año, entonces ahí ellos querían renovar a más años y yo ahí quería aprovechar mi momento".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)