DESDE EL ARCO

Los de afuera, no son de palo

JOSÉ MASTANDREA

El tema, o uno de los temas que ocupa a los medios deportivos es la lucha desigual que mantiene Defensor Sporting con los grandes. Primero con Peñarol, y el domingo ante Nacional. Pelea por todo con ambos.

Muchos sostienen que el violeta juega con mayoría de juveniles nacidos en su cantera. Que es un equipo prácticamente nacido en el semillero de Pichincha. Discrepo.

En ese equipo “de hombres” del que habla Eduardo Acevedo, hay una columna vertebral foránea. Guillermo Reyes llegó de Rentistas, el ‘Coto’ Correa volvió de Cerro también de la mano del entrenador, lo mismo sucedió con Mathías Cardacio y con Matías Cabrera, dos volantes que manejan el equilibrio y la generación de Defensor, que llegaron para sumarse al proyecto que había armado en su cabeza Acevedo.

Y ojo: no es quitarle mérito al semillero ni a los juveniles del club que brillan y defienden la camiseta con notable sentido de pertenencia. Es, me parece, poner las cosas en su lugar.

Defensor se reforzó. Incorporó jugadores en puestos claves, y hoy si da pelea es porque tiene una columna vertebral experiente, firme, fogueada, a la par de la que tienen los grandes. Por eso está donde está.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)