ELIMINATORIAS RUSIA 2018

¿Quién lo para?

Brasil llegará al Centenario con un jugador cada vez más crack y súper determinante en su equipo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE

Hay jugadores que rescatan a sus equipos. Hay jugadores que demoran en aparecer, pero cuando aparecen, en ese mismo instante, se acaba todo. Están los que llevan el hilo conductor del partido y están los que ganan los partidos cuando se lo proponen.

Hay jugadores que con simpleza hacen que todo se vea perfecto. Están los que logran inmortalizar frases de los narradores y los que recompensan al aficionado por haber pagado la entrada para ser testigos de su maravillosa jornada futbolera.

Cualquiera de estos argumentos calza a la perfección en la descripción que se opte para hacer de las condiciones futbolísticas que reúne uno de los futuros rivales de la selección uruguaya. Si de fantasía, creatividad y habilidad se trata, no hay ninguno que supere a Neymar. Si se buscan jugadores que sean capaces de convertirse en héroes y protagonistas de grandes triunfos, ahí también está Neymar.

Es cierto que el fútbol es un deporte colectivo, pero por suerte lo juegan futbolistas de estas condiciones. Ahora bien, dejando en claro que nadie desconoce el sello del súper talentoso futbolista que Tite tiene en la verdeamarela, el tema es qué hay que hacer para opacarlo.

No se puede entrar a la cancha pensando que no hay nada para hacer. Eso sí, encontrar la receta o la fórmula no es sencillo, porque si de verdad existiera una infalible ni Barcelona ni Brasil tendrían la posibilidad de disfrutar a este extraordinario jugador porque todos imitarían lo realizado para alcanzar el éxito.

Lo que está claro, es que existen algunas señales que pueden mantenerse, al menos esos son los conceptos que se repiten de parte de quienes ya tuvieron la posibilidad de tener un ardiente uno contra uno con Neymar y retirarse vencedores. O, sin sufrir el riesgo de quedar en ridículo con sus malabares.

Para empezar, como alguna vez lo dijo Elías Ricardo Figueroa, aquella gran figura del fútbol chileno que supo ponerse la camiseta de Peñarol, “no hay jugador que sea imposible de marcar”. Y no es el único experimentado protagonista de duelos ante jugadores habilidosos que entienden que ejecutando un adecuado plan defensivo se minimizan capacidades individuales. Por ejemplo, Américo Gallego, aquel volante campeón del mundo en 1978 con la selección argentina, precisó que “a los habilidosos no hay que mirarle las piernas, sino la pelota, porque todo baile es lo que te termina desconcentrando”.

Aunque Ramiro Funes Mori, en la previa de un cotejo Argentina-Brasil, no compartió mucho esta postura, porque según él “no hay receta clara para marcarlo (a Neymar), porque si no todos la usarían”, futbolistas que le ganaron el duelo al brasileño dieron grandes pistas.

Ivan Piris, lateral que jugó en San Pablo, contó para Globo la forma en la que logró neutralizarlo. “Estuve siempre muy cerca, y es lo que hay que hacer porque nunca se sabe para qué lado saldrá. Hay que tratar de anticiparlo y no hay que dudar, ir sin miedo en busca de la pelota, porque ese segundo de ventaja es decisivo”.

Gino Peruzzi, en tanto, supo ganarse titulares en la prensa argentina gracias a su duelo contra Neymar cuando se dieron aquellos partidos Vélez-Santos. A la hora de explicar su éxito a La Nación dijo: “la clave es encimarlo. Cuando recibe, si lo tenés de frente, es muy difícil pararlo. Si lo tenés bien cerca se le complica. Eso sí, la estrategia debe incluir el apoyo de los compañeros, porque si te pasa, alguien tiene que salir a cortarlo enseguida”.

Óscar de Marcos, futbolista del Athletic de Bilbao, comentó para el diario español El Mundo: “es un jugador súper desequilibrante, va a encararte todo el rato y puede dejarte en evidencia unas cuantas veces. Hay que apretarle enseguida, aunque corres el riesgo de hacerle falta porque es habilidoso también en eso”.

Venancio Ramos, en el pasado un endiablado jugador que con el movimiento de su cintura era capaz de sacarse dos hombres de encima en un metro y hoy analista de Gol TV, cree que la mejor solución es la de establecer una marca escalonada. “A mi modo de ver la referencia individual le otorga relativa facilidad a un jugador de estas condiciones, mientras que la marca escalonada puede obligarlo, con el buen funcionamiento defensivo, a ir hacia el lado que menos daño te hace. La segunda marca, en este caso, es clave porque trabaja con el primero. Es claro que él tiene una gran condición y eso lo demuestra el hecho de que todo el mundo sabe qué es lo que suele hacer e igual lo consigue realizar”.

Según Venancio, hay dos pasos que son ineludibles para tratar de minimizar el extraordinario talento que tiene Neymar: “la interceptación y la anticipación. La primera es la que se cumple para tratar de aislarlo y la segunda para cubrirse ante los eventuales movimientos que hagan sus compañeros para que le llegue limpio el balón”.

El lateral debe darle guerra y el volante cortarlo

“Hay que hacer un análisis global de cómo juega, armar un video y mostrárselo a los jugadores”. Sergio Markarian tiene argumentos sobrados para demostrar que un buen estudio y una estrategia bien ejecutada pueden terminar siendo importantes para lograr el objetivo de minimizar el potencial de un Clase A. Así lo hizo con la selección de Perú cuando tuvo que frenar a Lionel Messi.

El video debe incluir, según Markarian, estos datos: “es clave determinar dónde se mueve, qué hace cuando se le aprieta, qué hace cuando pierde la pelota, en qué sectores se siente más cómodo, la posición que ocupa. Qué hace cuando pica al espacio, cuando la recibe”.

“Si Neymar juega donde lo hace siempre es una referencia mayor del lateral derecho. Y, en ese caso, la estrategia dependerá también de las características que tenga el lateral que se elija, si es más rápido o más agresivo. Creo, no lo tengo muy estudiado, que hay que correr el riesgo de anticiparlo, porque lo que mejor hace es correr con la pelota al pie. No sé si es tan sorpresivo en lo que respecta a las vías de salida que elige, porque me parece que de 100 pelotas 99 toma la decisión de ir para adentro. Eso hace que uno de los dos volantes de contención tenga que volcarse más hacia el costado derecho. Mientras el lateral va a darle guerra, el volante se ubica por detrás del lateral o le corta el camino si sale hacia adentro. Sin que se determine una doble marca, el lateral tiene que tener una ayuda”, remarcó el DT.

Finalmente, dijo: “es crucial definir qué hace, cuándo lo hace, cómo se mueve y darle la misión al lateral derecho de que trate de anticiparlo y tener cerca una contención”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)