COPA AMÉRICA

El "sueño divino" del chileno que atrapó la pelota del penal por Messi

Sí, es verdad. Pedro Vásquez, oriundo de Antofagasta, estaba en la barra de la "Marea Roja" detrás del arcó de la definición y al quedarse con el balón lo escondió bajo la camiseta del bicampeón de América.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Emol/GDA

Primer penal para Argentina en la infartante definición de la final de la Copa América Centenario.

Lionel Messi agarra el balón, lo pone en la marca de sentencia, toma poco vuelo y remata contra el golero capitán de la "Roja", su compañero en el Barcelona Claudio Bravo.

Aunque no se crea, el mejor jugador del mundo mandó la pelota por sobre el travesaño. Los miles de argentinos que estaban en el Metlife Stadium quedaron enmudecidos.

Es más, buscaban explicaciones, estaban abatidos, al igual que el atacante quien se fue llorando hacia sus compañeros, su tristeza era total. No como Pedro Vásquez, quien a diferencia del artillero del elenco culé, estaba feliz y muy emocionado.

La razón: Tras el remate del rosarino, este hincha chileno estaba alentando desde la barra de la "Marea Roja" y justo cuando lanzó el penal Messi la pelota golpeó en un forofo y finalmente quedó en los brazos de Pedro, quien la atrapó y se la escondió bajo su camiseta de la selección.

"Fue algo increíble. Es un sueño divino. Imagínate, quedarte con la pelota del penal que falló Messi, es para no creerlo, pero es cierto, el balón me llegó a mí", cuenta a Emol Vásquez quien se dedica al corretaje de propiedades en Antofagasta.

Señala que "tenía muchas ganas de venir a la final, pero una operación de una hija me lo impedía. Pero mi señora y toda mi familia me decía andá, no seas tonto'.

Y bueno, llegué el sábado en la tarde y parece que no me equivoqué, porque si bien no llevo la copa a Antofagasta, me llevó la pelota del penal 'trucho' del mejor del mundo".

Reconoce que "me vine sin entradas, ya que unos amigos que estaban acá me aseguraron que me iban a conseguir, y así no más fue. Creo que todo esto que pasó fue algo de arriba, no puedo creer tantas cosas buenas que me pasaron en tan pocas horas en New Jersey".

Asegura que no es fanático de Messi, pero considera que "esto es un honor. Lo que me pasó no tiene precio, no cualquiera se queda con la pelota de una definición por penales y mejor aún una pelota de un lanzamiento que perdió Messi, y que no la pudo atrapar Bravo pero yo sí…".

Finalmente, y entre lágrimas, dijo que "no voy a poner la pelota en venta, aunque cueste millones. Sólo quiero que me la fotografíen los jugadores de la selección para regalársela a un nieto, quien es fanático de la 'Roja'".

Es la suerte única que vivió Pedro Vásquez, el hincha de la "Roja" que también hizo historia en suelo estadounidense.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)